Domingo 19.08.18 09:00
Ahora
Tormenta 11°
ST:11
Tormenta
Pronóstico Hoy Resistencia
Lunes
Parcialmente nublado
13°/5° Parcialmente nublado
Martes
Despejado
16°/3° Despejado
Miércoles
Despejado
19°/7° Despejado
Lluvia
Max: 14°
Lluvia
Min: 6°
Lluvia
Probar Read

Martes, 26 de Junio de 2018 | 07:57Hs. | Sociedad

La muerte de Débora Pérez Volpin, en cinco momentos determinantes: de la perforación al intento de reanimación

El juez de la causa procesó al endoscopista y a la anestesista que atendieron a la periodista. Quedaron implicados por homicidio culposo.


  • Imágenes [1]
  • La muerte de Débora Pérez Volpin, en cinco momentos determinantes: de la perforación al intento de reanimación
    La muerte de Débora Pérez Volpin, en cinco momentos determinantes: de la perforación al intento de reanimación
La semana pasada, el juez Carlos Bruniard, a cargo de la causa que investiga la muerte de Débora Pérez Volpin, responsabilizó al endoscopista y a la anestesista por la muerte de la periodista. De acuerdo al magistrado, los acusados por homicidio culposo "violaron el deber de cuidado" y mintieron en sus declaraciones indagatorias.

El magistrado aseguró que la anestesista "advirtió tardíamente el cuadro que presentaba Pérez Volpin y dicha demora y su posterior desempeño contribuyó al desenlace final". "Considero que la médica, confiada en que se trataba de un estudio de rutina en el cual estadísticamente no se registran complicaciones, desatendió los signos vitales de su paciente recostándose en el equipo que la monitoreaba", agregó el magistrado en los fundamentos.

A través de una reconstrucción de los hechos, se pudo conocer qué fue lo que sucedió con la periodista dentro del quirófano 6 del Sanatorio de la Trinidad en Palermo por la tarde del 6 de febrero. Del texto de 86 páginas, al que tuvo acceso el diario Clarín, se incluyen los testimonios del personal médico que participó de los momentos clave: la endoscopía, la perforación, el paro y los minutos finales.

La llegada

El lunes 5 de febrero, Pérez Volpin acudió a la clínica La Trinidad porque tenía un dolor abdominal y luego de estudios previos se le indicó una endoscopía digestiva alta (VEDA) para el día siguiente, por lo que permaneció internada. "Le fueron realizados varios estudios de diagnóstico: laboratorio, ecografía abdominal, Rx de tórax, electrocardiograma, tomografía axial computarizada abdominopelviana y colangio resonancia", precisó el documento.

Tras pasar la noche en el hospital, a las 17.20 la periodista entró finalmente al quirófano sin ninguna deficiencia en su salud que impidiera hacer una práctica de rutina. "Quedó claro que Débora no presentaba patologías preexistentes de causas inflamatorias, infecciosas, vasculares o neoplásicas idóneas para producir o contribuir a su muerte", según el informe elaborado por los médicos forenses y lo declarado por los doctores Casella y Lopez Laplace.

En ese momento, en la sala estaban la anestesióloga Nélida Inés Puente, el endoscopista Diego Bialolenkier y la instrumentadora Miriam Eliana Frías. La última acompañó a la paciente por unos minutos y se retiró después de hacer un "check list". Luego, los dos profesionales que quedaron intercambiaron unas últimas palabras con Pérez Volpin antes de que la anestesista la sedara.

La perforación

Los informes médicos revelaron la existencia de una "solución de continuidad transmural" (perforación) en medio del estudio a la periodista. El corte estaba ubicado en el tercio superior y tenía una extensa hemorragia.

En su defensa, Bialolenker aseguró que él no hizo la perforación y aclaró que el equipo endoscópico, por su flexibilidad, es incapaz de realizarla. Además, le echó la culpa a Puente e indicó que todo lo que ocurrió fue "como consecuencia de la actividad de los demás profesionales". La anestesista le retrucó y respondió que "ningún otro elemento pudo haber llegado hasta la zona de la lesión más que el equipo endoscópico".

"Cuando retiró el endoscopio, Bialolenkier no me dijo nada sobre una posible lesión y/o diagnóstico sobre qué ocurrió. Por ello, inferí inicialmente que podría tratarse de una reacción alérgica", explicó Puente. En este punto, remarcó que la paciente tenía "el labio y los ojos hinchados, y su piel tenía aire debajo de los tejidos" y le hizo notar esto a su compañero. Sin embargo, para el juez, la profesional advirtió "tardíamente" el cuadro que presentaba Débora.

Por su parte, los abogados de la familia de Pérez Volpin cuestionaron el resultado de las indagatorias ya que tanto Bialolenker como Puente se culparon uno a otro sobre el desencadenante de la muerte. "La anestesista dice lo contrario a lo que dice el endoscopista y le atribuye la perforación a él; y para justificar por qué no hizo el procedimiento que tenía que hacer dijo que le dio alergia a Débora. Desde lo médico es un disparate y en toda su declaración se la pasó justificando el porqué no hizo lo que tenía que hacer", subrayó el letrado Diego Pirota en diálogo con TN.

La alerta de emergencia

Casi 10 minutos después de la entrada al quirófano de la paciente, se informó sobre la situación de emergencia. A partir de ese momento, además de los tres especialistas que estuvieron desde un principio, llegaron a la sala tres médicos terapistas, una cardióloga, la circulante de sala, la técnica en anestesia, tres instrumentadoras y un médico consultor en endoscopía respiratoria pediátrica.

"Llamá ya a la cardióloga", le dijo Puente a Frías, que fue la encargada de pedir ayuda. Cuando volvió a la sala, la instrumentadora relató que "la paciente ya estaba en posición decúbito dorsal (boca arriba) y el endoscopista ya no estaba con el endoscopio dentro de la paciente. La anestesióloga estaba en la cabecera de Débora tratando de intubarla y el endoscopista dentro de la sala".

Por su lado, la médica cardióloga Agustina Ramos contó que la llamaron por teléfono por una situación de emergencia. Cuando llegó al quirófano, le dijeron que la paciente "hizo un edema terrible".

Ramos relató que el endoscopista estaba parado, esperando la sonda del endoscopio. Cuando la cardióloga le preguntó a Bialolenkier por lo que pasó, él le contestó que "la anestesista le había dicho que parara el estudio porque la paciente había comenzado a desaturar", y que por eso había retirado su instrumental. Al chequear que no tenía pulso, la especialista diagnosticó un paro cardiorrespiratorio.

El ingreso de aire

De acuerdo a Puente, por la perforación que tenía Pérez Volpin en el esófago entró aire y generó nuevos problemas. "No hay otro lugar por donde entre aire y pueda pasar al mediastino, sino por la lesión y por el aire insuflado del aparato endoscópico", señaló la profesional.

La entrada de aire fue lo que le provocó a la periodista un barotrauma de planos musculares y subcutáneos de tórax que generaron un neumomediastino, neumopericardio y neumotórax bilateral. Sin embargo, el endoscopista aseguró que no fue su culpa y aclaró que le insufló el aire que sale del endoscopio porque que no se puede regular. "Es la cantidad mínima", detalló Bialolenkier.

Luego, el texto señala las dificultades que tuvo la anestesista para realizarle la intubación a la paciente. "A la doctora Puente le fue muy dificultoso controlar la vía aérea", sostuvo la cardióloga. "Puente intentaba intubar a la paciente con un laringoscopio, intentando buscar la vía aérea, luego canalizar la tráquea y de ese modo controlar externamente la parte respiratoria de la paciente", agregó.

Para ayudar a Puente llegó Hugo Botto, médico consultor en endoscopía respiratoria pediátrica, que en menos de un minuto y medio logró intubar a la periodista para oxigenarla. Para llevar adelante el procedimiento utilizó un "laringoscopio de adultos llamado Holinger".

Maniobras de reanimación

Sin embargo, con el correr de los segundos, "la coloración azulada empeoró" y "comenzó con distensión abdominal", de acuerdo a la cardióloga. "Cuando ingreso al quirófano estaba encendido el monitor de la torre de anestesia con un saturometro de pulso y no había actividad, había una línea lo cual reforzaba más que estaba en paro", precisó Ramos.

Tras dos o tres ciclos de RCP, la cardióloga le pidió al endoscopista que continuara él, y pasó a controlar el carro de paro. Pidió refuerzos a los médicos de terapia intensiva, que llegaron rápido. El monitor del carro registraba un ritmo de asistolia (es decir, una línea plana en el monitor). Hubo entonces que continuar con la resucitación vía RCP, compresiones torácicas y suministro de adrenalina.

"Estuvieron unos 20 o 30 minutos tratando de reanimarla", indicó Frías. Según contó, las maniobras siguieron hasta que en un momento la mujer terapista dijo que estaban todos de acuerdo que "siendo las 18 horas, la paciente se dio por fallecida". Tras la falta de éxito en el RCP, ella se quedó junto a otros dos compañeras para poner en condiciones a la paciente.

Fuente: TN.

¿Qué te produce esta noticia?

0 %

0 %

0 %

0 %

0 %

Para participar debes registrarte con tu cuenta de Facebook

Comentarios
24siete.info no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por los lectores
Ahora
Más leídas hoy
Más leídas de la semana
Seguí 24siete.info en las redes sociales
Lo más leido en 24siete.info
1 de 2
      modulos/notas/php/ver_nota.php