Miercoles 18.07.18 01:15
Ahora
Despejado 19°
ST:19
Despejado
Pronóstico Hoy Resistencia
Jueves
Muy nublado
26°/9° Muy nublado
Viernes
Lluvia
13°/4° Lluvia
Sábado
Despejado
16°/6° Despejado
Parcialmente nublado
Max: 31°
Parcialmente nublado
Min: 20°
Parcialmente nublado
Probar Read

Jueves, 12 de Abril de 2018 | 10:57Hs. | Sociedad

Cuáles son las verdaderas razones por las que tantas mujeres pierden el deseo sexual

Los factores biológicos y psicológicos juegan un rol complementario. El dolor durante el acto sexual y experiencias anteriores son algunas de las causas de la pérdida del deseo femenino.


  • Imágenes [1]
  • Cuáles son las verdaderas razones por las que tantas mujeres pierden el deseo sexual
    Cuáles son las verdaderas razones por las que tantas mujeres pierden el deseo sexual
De acuerdo con la Asociación de Asesoramiento Sexual, alrededor de un tercio de las mujeres premenopáusicas y la mitad de las mujeres mayores reportan problemas sexuales, con la falta de deseo como causa principal.

Según un estudio publicado en la revista BMJ Open, más de un tercio de 5.000 mujeres de entre 16 y 74 años encuestadas dijo haber perdido interés en el sexo durante tres meses o más el año anterior. Y casi dos tercios de estas mujeres dijeron que encontraban angustiante su falta de libido.

Si bien no es un problema exclusivo de las mujeres, y alrededor de uno de cada cinco hombres experimenta baja libido en algún momento, ellos tienen la ventaja cuando se trata de tratamientos. 

"La sexualidad femenina es compleja y tiene planteos diferentes al de la masculina. La mujer tiene que hacer un pasaje de zona desde los genitales externos hacia los internos que el varón no", advirtió a Infobae Cecilia Moia, psicoanalista miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) y experta en consulta de parejas.

Cuáles son las verdaderas causas biológicas

Que los músculos de la pelvis se tensen y dificulten las relaciones sexuales o que el impacto de la menopausia haga sentir dolor son algunas de las causas de la baja libido. 

Si bien los medicamentos pueden ayudar a resolver problemas causados ??por desequilibrios hormonales o químicos genuinos, estos son solo una pequeña parte de un problema más grande cuando se trata de la baja libido en las mujeres.

La dispareunia, o el sexo doloroso, por ejemplo, es una causa común de bajo deseo sexual en las mujeres. Puede afectar a mujeres jóvenes, mujeres adultas e incluso mujeres que ya han pasado la menopausia.

Se conoce como dispareunia a un dolor profundo dentro de la pelvis o un dolor superficial en la vulva durante el acto sexual.

"Una mujer puede desear mucha la relación sexual pero si el acto en sí le duele, a la larga no va a querer repetir esa experiencia, tiene que ver con la activación o no de los mecanismos de gratificación", aseguró a Infobae Lucila Martín Moreyra, sexóloga clínica a cargo de la sección de medicina sexual de la división de ginecología del Hospital de Clínicas y directora del Centro de Atención Integral en Salud Sexual.

Cualquier forma de incontinencia puede alejar a las mujeres del sexo: la incontinencia es el trastorno del organismo que consiste en la emisión involuntaria pero consciente de la orina u otra materia biológica. La incontinencia por estrés, por ejemplo, afecta a una de cada tres mujeres en el Reino Unido.

Un problema menos conocido es la tensión pélvica, cuando los músculos del suelo pélvico se apretan y anudan, lo que puede hacer que el sexo sea prácticamente imposible. Sin embargo, es increíblemente común: hasta el 15% de las mujeres de entre 18 y 50 años lo sufren, según un estudio publicado en 1996 por Obstetrics and Gynecology.

La tensión pélvica puede ser causada por el estrés y la ansiedad, el estreñimiento crónico, la postura encorvada,  y en la mayoría de los casos por un exceso de ejercicio. La condición médica, sin embargo, puede tratarse con masajes internos por ejemplo. 

Menopausia y edad

Se supone que el deseo sexual disminuirá naturalmente con la edad, especialmente después de la menopausia. Sin embargo, todavía no hay evidencia que lo demuestre. 

"La base biológica del deseo, y su respuesta que viene a ser la excitación, van a depender de dos cosas: por un lado de los andrógenos, la hormona sexual masculina y por el otro de la presencia de estrógenos", advirtió Martín Moreyra.

Todas las mujeres poseen andrógenos en pequeña cantidad que actúan como el motor del deseo a nivel cerebral en áreas como el hipotálamo o el sistema límbico. Activan la expresión de genes que sintetizan los neurotransmisores prosexuales. "Esto crea a nivel cerebral un microclima neurohormonal donde se puede observar al sujeto como uno erótico", agregó.

Los estrógenos otorgan la capacidad de respuesta fisiológica a nivel de la vulva y la vagina. Se necesita una lubricación y turgencia y eso lo brindan los estrógenos a nivel local en la vulva y la vagina.

Tim Spector, profesor de epidemiología en King's College en Londres, analizó el efecto de la menopausia sobre la libido de la mujer y descubrió que los problemas de disfunción sexual no aumentaban, sino que permanecían constantes. Incluso algunas mujeres registraron mejoras en la función sexual después de la menopausia.

Sin embargo, a medida que los niveles de estrógeno disminuyen, pueden haber problemas como la sequedad vaginal. Aunque si se tratan, por ejemplo, con terapia de reemplazo hormonal, cremas de estrógeno y lubricantes, una mujer puede encontrar su deseo nuevamente.

Una combinación con factores psicológicos

La mujer desconoce la totalidad de su cuerpo hasta el momento que inicia las relaciones sexuales. "Al desconocimiento se le suma el componente moral y social acerca de cómo es vivida la sexualidad, y como si fuera poco, la historia singular de cada una", recalcó Moia.

Los juegos previos o de trabajo preliminar pueden dar lugar de pasaje para acceder a una sexualidad. Para la especialista es fundamental entender que no hay nada escrito o definitivo para ese advenimiento de sexualidad.

El deseo sexual responde a una singularidad, a una forma subjetiva de procurarse placer que se construye. "Tenemos potencialmente todos la capacidad de procurarnos placer y de obtenerlo. Cualquier elemento químico y externo a esa naturaleza va a generar algo artificial", agregó.

Entre los ladrones de libido se incluyen:

Los antihistamínicos, fármacos que sirven para reducir o eliminar los efectos de las alergias, contienen clorfenamina y activan los centros del sueño en el cerebro causando somnolencia. Si un individuo apenas puede mantener los ojos abiertos, raramente se encontrará dispuesto a tener relaciones sexuales.  

Los remedios para el resfrío y el dolor que contienen el alcaloide codeína también pueden desconectar el deseo sexual, ya que desactivan la excitación.

Dentro de los medicamentos recetados, los antidepresivos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina afectan a los mensajeros químicos en el cerebro y pueden detener los impulsos sexuales.

El tamoxifeno, medicamento que se emplea como terapia complementaria para el cáncer de mama, bloquea la acción de la hormona femenina estrógeno y puede provocar sequedad vaginal y pérdida de la libido.

La mayoría de los métodos anticonceptivos hormonales funcionan con hormonas que detienen la ovulación. Sin embargo, son los ovarios los responsables de producir testosterona, la hormona que se cree que está relacionada con el impulso sexual.

Además, el estrógeno en los anticonceptivos puede aumentar la globulina fijadora de hormonas sexuales que retiene la testosterona para que no circule tanto por el cuerpo.

La historia de la "pastilla rosa" y algunos dispositivos alternativos 

Originalmente en los 80 se probó como una píldora bronceadora, y se descubrió que estimulaba la recuperación muscular. El bremelanotide aumenta la producción de dopamina química que desempeña una función clave en la excitación (Getty Images)
Un medicamento llamado bremelanotide acaba de ser sometido a ensayos clínicos exitosos de fase tres en los Estados Unidos, la última etapa antes de que un medicamento pueda obtener una licencia.

Investigadores de la Universidad de Michigan en los Estados Unidos probaron un nuevo dispositivo que envía señales eléctricas desde una aguja insertada en el tobillo de una mujer para estimular los nervios y el suministro de sangre en el área genital.

A pesar de que, según los informes, crea un hormigueo placentero, existen preocupaciones acerca de cuán práctico es durante el acto sexual de ya que la aguja debe permanecer en el lugar.

Si bien existe la posibilidad de que este medicamento salga a la venta y provoque cambios en el organismo femenino se deberían analizar en profundidad los aspectos psicológicos como causas. "Las pastillas tratan de resolver un problema con bases emocionales, que antes de recurrir a él se deberían revisar", concluyó Moia.

Fuente: Infobae 

¿Qué te produce esta noticia?

0 %

0 %

0 %

0 %

0 %

Para participar debes registrarte con tu cuenta de Facebook

Comentarios
24siete.info no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por los lectores
Ahora
Más leídas hoy
Más leídas de la semana
Seguí 24siete.info en las redes sociales
Lo más leido en 24siete.info
1 de 2
      modulos/notas/php/ver_nota.php