Viernes 20.04.18 10:25
Ahora
Despejado 29°
ST:31
Despejado
Pronóstico Hoy Resistencia
Sábado
Despejado
33°/22° Despejado
Domingo
Despejado
34°/23° Despejado
Lunes
Despejado
33°/22° Despejado
Despejado
Max: 33°
Despejado
Min: 22°
Despejado
Probar Read

Lunes, 09 de Abril de 2018 | 19:11Hs. | Deportes

El emotivo camino de Nico Lauría para encontrar a su padre

El basquetbolista rastreó a Zachary Cooper, quien había jugado en Peñarol de Mar del Plata, y lo conoció cara a cara.


  • Imágenes [1/3]
  • El emotivo camino de Nico Lauría para encontrar a su padre
    El emotivo camino de Nico Lauría para encontrar a su padre
Entre viajes, partidos, entrenamientos y vida social, todos tienen algún momento para recordar. Para viajar al pasado a recuperar horas de felicidad, instantes que perduran en fotos, videos o simplemente en las retinas y en el corazón. Nicolás Lauría quería hacerlo, pero le resultaba imposible cuando se trataba de su papá, que lo había tenido en brazos cuando era demasiado chiquito, sin que su memoria pudiera registrarlo. Hasta que se decidió a torcer el destino.

"Quizás inconscientemente lo había bloqueado de mi cabeza. Por eso tal vez no tenía recuerdos. Pero es lo que creo, porque en realidad mi mamá me ha contado que yo siempre lo tenía presente", piensa Nico en voz alta mientras charla con Clarín. De hecho, ella -Cristina, quien lo tuvo a los 20 años- le contó la gran esperanza que se adueñaba de su pequeñita humanidad: "Esperaba que el cartero trajera alguna carta escrita por él desde Estados Unidos".

La mamá nunca le ocultó la historia ni a su padre, cuya ausencia se debía al mero hecho de que era un estadounidense que había pasado por Argentina a jugar al básquetbol y se había tenido que ir. Zachary Cooper había dejado huella en Peñarol y un hijo en Mar del Plata que, sin haberlo visto jugar, ya de chico tenía movimientos idénticos a los suyos.

La falta de su papá se sintió en momentos puntuales. "Me hubiera gustado tenerlo cuando me empezaron a pasar cosas lindas en el básquetbol", se sincera Lauría, cuyo apellido alguna vez se coreó en las tribunas del Polideportivo Islas Malvinas. Pero lejos de sufrir esa ausencia, al jugador le sirvió para entender la clase de familia que tenía: "Mi mamá, mi tía y mi tío Horacio hicieron un trabajo tan bueno y fuimos tan unidos que nunca me pesó el no tener a mi papá".

Hace casi siete años, de todos modos, Lauría encontró los datos de su papá con la ayuda de su compañero Kyle Lamonte, que le recomendó buscarlo por Internet. Y logró comunicarse con él. Protagonista en la Liga Nacional, el aspecto profesional y el sentimental le sonreían a la par. Sin embargo, Zachary volvió a desaparecer sin dejar rastro.

"Nunca pensé que fuera un hijo de p... Ni nada por el estilo. Sólo pensé que a cada uno le pasan cosas distintas por la cabeza. Capaz él no estaba en una buena situación económica. Tampoco lo odié: sólo dejé de buscar el contacto después de llamar un par de veces y no obtener respuesta", recuerda Nicolás.

Las madres tienen una lectura muy especial de lo que les ocurre a los hijos, especialmente a los varones. Sin siquiera hablar, son capaces de comprender todo lo que pasa por la cabeza -y el alma- de esos que siempre serán sus nenes. Cristina, claro, no es la excepción. Por eso, hace no mucho le preguntó a su hijo por qué no lo intentaba una vez más.

"No le dije que sí de inmediato -confiesa el jugador-. Tardé como un mes, pero una noche decidí intentarlo como para que ella viera que lo hacía y listo". Así, casi sin querer, encontró a una de sus primas: Destiny. Y así volvió a encontrar a su papá.

"Cuando hablé con él y me contó la historia de su vida, entendí que por ahí el momento para conocernos era ese", recuerda el ala pivote. Entonces, tomó la decisión y viajó a conocerlo personalmente.

Encaró por primera vez un viaje tan largo, solo, y se subió a un Uber para conocer algo de ese que, de alguna manera, también es un poco su país. "Me hice entender, la gente me facilitó mucho las cosas y realmente sentí que realmente era parte de eso", expresa con emoción mientras sus pensamientos viajan a mediados de 2017, cuando se dio el gustazo.

Una vez que estuvieron cara a cara, Zachary le dio todas las explicaciones habidas y por haber. "Nació de él -cuenta Lauría-. Fueron varias charlas en varios días en las que me contó que volvió a Estados Unidos sólo sabiendo jugar al básquetbol, pero sin poder hacerlo por una lesión. Entonces tomó algunas decisiones erróneas y a mí me fue cerrando todo. Pero no me interesaba revolver el pasado; sólo quería vivir ese presente".

Hoy siguen en contacto. Hablan al menos una vez por semana por el chat de Facebook. Su abuela estadounidense ahora tiene WhatsApp, aplicación que no se usa mucho por allá. "Después de irme, me mandó un mensaje diciéndome que me extrañaban muchísimo, que no pasaba un día sin que hablaran de mí. Eso me hizo ver que no fui de paso, que soy un hijo más para ellos", se emociona el basquetbolista.

Un hijo que hoy sigue disfrutando del básquetbol y de la vida con la alegría de saber que tiene al papá que siempre soñó.

Fuente: Clarín.

¿Qué te produce esta noticia?

0 %

0 %

0 %

0 %

0 %

Para participar debes registrarte con tu cuenta de Facebook

Comentarios
24siete.info no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por los lectores
Ahora
Más leídas hoy
Más leídas de la semana
Seguí 24siete.info en las redes sociales
Lo más leido en 24siete.info
1 de 2

      modulos/notas/php/ver_nota.php