Jueves 21.09.17 11:36
Ahora
Nublado 21°
ST:21
Nublado
Pronóstico Hoy Resistencia
Viernes
Probabilidad de lluvia
18°/13° Probabilidad de lluvia
Sábado
Parcialmente nublado
24°/14° Parcialmente nublado
Domingo
Despejado
27°/18° Despejado
Nublado
Max: 23°
Nublado
Min: 14°
Nublado
Probar Read

Sábado, 26 de Agosto de 2017 | 09:25Hs. | Política

El Gobierno avisa que irá a fondo contra los gremios y reformará las obras sociales

Planea eliminar algunas -hoy son más de 300- y auditar "al milímetro" la entrega de fondos. También pretende cambiar las reglas del sistema de traspasos.


  • Imágenes [1]
  • El Gobierno avisa que irá a fondo contra los gremios y reformará las obras sociales
    El Gobierno avisa que irá a fondo contra los gremios y reformará las obras sociales


"A rienda corta con ellos y a fondo con las reformas". La frase hípica puede sintetizar la política que implementará el Gobierno con los sindicatos, en la semana en la que la CGT organizó una marcha y amenazó con un paro. Esa fue la conclusión que emanó de la reunión entre el presidente, Mauricio Macri, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y los coordinadores del Gabinete, Gustavo Lopetegui y Mario Quintana, ayer en Olivos.

La decisión se basa en la intervención en las obras sociales, el avance en los cambios en los convenios colectivos de trabajo y una política de goteo de fondos a los sindicatos. Todo bajo el manto de no perder el diálogo con las centrales obreras, a pesar de que en el Gobierno ya hablan de aquellos que "jugaron bien" y los que no, siempre en relación a la marcha del martes. Esta semana, el oficialismo tomó impulso para encarar una serie de reformas que prometen un choque frontal con muchos sindicatos.

El reordenamiento del sistema de obras sociales. En la jerga macrista, "hacerlo eficiente". Hoy hay más de 300 obras sociales, lo que, según fuentes oficiales, es "un disparate". En el Gobierno buscan la forma de acotarlas, analizar cuáles son efectivas y cuáles son utilizadas para canalizar otros negocios.

Otro punto, en este contexto, es lo que consideran en el oficialismo la "industria del juicio" con las medidas cautelares que se presentan en la Justicia para medicamentos. "Hay muchos tratamientos que no están ni aprobados por la Anmat y se obliga a la obra social que lo traiga de afuera y vale miles de dólares", confió una fuente de trato directo con los sindicatos.

También se buscará ordenar el sistema de traspasos. Un importante funcionario de la cartera laboral lo resumió así: "Hay obras sociales que no tienen ni diez afiliados pero sirven para que uno se pase a una prepaga. Los sindicatos se quedan con un pedazo sin dar contraprestación, el negocio se lo lleva también la prepaga que cobra y para el trabajador termina siendo una ventanilla de ingreso a otra".

Fondos monitoreados. Otro eje será la entrega de fondos. "Van a ser manejados al milímetro", describieron en el Ejecutivo. Todo lo relacionado con la devolución de fondos de las obras sociales se irá negociando mes a mes dependiendo de la cantidad de prestaciones de cada obra social.

En este contexto, de los $ 27 mil millones que el Gobierno se comprometió a devolver, en concepto de deuda del kirchnerismo, buena parte es en bonos, otra parte para un fondo de cobertura universal de salud (para aquellos que no tienen obra social), unos $ 4 mil millones para discapacidad y otros $ 4 mil millones para emergencias. "Antes ellos manejaban la parte en bonos y las emergencias, ahora van a recibir de acuerdo a los proyectos que tengan", dijeron en el Ejecutivo.

Pero, sin dudas, la espada de Damocles que atemoriza a los sindicalistas son las auditorías sobre las obras sociales que encargó Triaca. Desvío de fondos, tratamientos apócrifos e irregularidades diversas ya llegaron a los oídos del ministro. En especial de unos diez sindicatos. Los datos están guardados bajo siete llaves. "No queremos una caza de brujas", les aseguró Triaca a los gremios.

Cambios en convenios colectivos de trabajo. Es otro tema central para la cartera laboral. Según fuentes oficiales, ya se actualizó el 35% de los convenios. "Cambiamos básicamente a la forma de producción actual, la mayoría de los convenios estaban escritos en la década del 70 con categorías que no existen más", acotaron en Trabajo. Un caso: el sindicato de la TV incluía un empleado que cargaba las baterías de las cámaras de televisión.

A todo esto, Macri ordenó no abandonar la reforma laboral como horizonte de política pública. Es más, en diálogos reservados, Triaca suele argumentar que "si la semana que viene hay consenso con el peronismo nos ponemos a discutir la semana que viene".

Por lo pronto, el ministro de Trabajo aprovechó esta semana el río de revuelto y pescó: logró echar a Luis Scervino de la Superintendencia de Servicios de Salud y reemplazarlo por Sandro Taricco. Y el cambio más importante: despidió a Ezequiel Sabor, el viceministro al que jamás soportó, y puso al abogado Horacio Pitrau, quien ganó puntos en abril cuando incentivó la publicación de una serie de "recomendaciones" para sanear los sindicatos, como asambleas con elecciones libres, cupo femenino o evitar procesados en las listas.

En este marco, varios de los que estuvieron en la marcha y hasta en el palco le enviaron mensajes de WhatsApp toda la semana a Triaca para explicar su presencia.

Macri, entre 'leales' y 'traidores'

La marcha gremial del martes le dejó un sabor amargo a Mauricio Macri. Entre sus íntimos, reniega de que muchos de los sindicalistas "jugaron mal", a pesar de lo que le decían en privado sobre el rumbo y la marcha de la economía.

Junto a Jorge Triaca y Mario Quintana (los habituales interlocutores con los sindicatos), el Presidente ya trazó una línea entre aquellos que considera que "jugaron bien" y los que, según su mirada, tuvieron una actitud artera.

Entre los "leales", Macri anotó a Omar Viviani (Taxistas), los "gordos" (de los gremios grandes como Alimentación, Sanidad y Comercio), los sindicatos de la energía y los transportistas Omar Maturano (maquinistas de La Fraternidad) y Roberto "el Gallego" Fernández (UTA, micros de corta y larga distancia).

Al borde de la "traición" quedaron los independientes, como Andrés Rodríguez (estatales UPCN), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias) y Gerardo Martínez (Uocra).

Lejos del arco de poder, "Moyanito" (como llaman en la Casa Rosada a Pablo) y sus aliados (como Juan Carlos Schmid, el único orador del acto), los gremios kirchneristas como bancarios o los porteros de Víctor Santa María y las CTA.

Fuente: Perfil

¿Qué te produce esta noticia?

0 %

0 %

0 %

0 %

0 %

Para participar debes registrarte con tu cuenta de Facebook

Comentarios
24siete.info no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por los lectores
Ahora
Más leídas hoy
Más leídas de la semana
Seguí 24siete.info en las redes sociales
Lo más leido en 24siete.info
1 de 2
      modulos/notas/php/ver_nota.php