Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/262951

Novak Djokovic ganó la batalla judicial y ordenaron liberarlo en Australia

De esta manera, el número 1 del mundo podría participar del Australian Open. Sin embargo, un abogado del Gobierno advirtió que aún pueden forzar la salida del serbio.

La Justicia le dio la derecha este lunes a Novak Djokoivc, quien finalmente fue liberado del centro de detención en el que se encontraba desde el pasado jueves, luego de que le revocaran su visa por no estar vacunado contra el coronavirus (COVID-19). De esta manera, el serbio podrá permanecer en Australia y, de no mediar ningún otro inconveniente legal, podrá disputar el Australian Open.

Tras la audiencia que duró alrededor de siete horas, el juez australiano de Corte de Circuito, Anthony Kelly, instó al Gobierno a que le devuelva la visa y sus pertenencias al número 1 del mundo, y ordenó su liberación en los 30 minutos siguientes al fallo. Además, deberán pagarle los costos legales.

Pese a que el fallo fue favorable para Nole, aún existe una chance de que sea deportado. Es que el Gobierno australiano, a través del ministro de Inmigración, Alex Hawke, tiene la potestad de cancelarle la visa al serbio y, por lo tanto, forzar su salida del país.

Así lo explicó el abogado gubernamental Christopher Tran, quien aseguró: "Alex Hawke considerará si ejerce un poder personal de cancelación".

Finalizada la audiencia, un grupo de fanáticos y personas identificadas con banderas serbias se acercó al auto en el que se retiraba el tenista para mostrarle su apoyo, y protagonizaron algunos enfrentamientos con la policía.

 
Lo cierto es que luego de pasar cuatro noches en el Park Hotel, Djokovic obtuvo el permiso que tanto esperó y, desde el próximo lunes, podrá jugar en Melbourne en busca de convertirse el máximo ganador de Grand Slam de la historia, superando al suizo Roger Federer y el español Rafael Nadal, con los que está igualado en 20 títulos.

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Más de Deportes