Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/262744
Sofía Terrile para TN

Bienes Personales: las cuatro claves para entender el impuesto que se debate hoy en Diputados

El piso del gravamen sobre el patrimonio se elevaría de $2 millones a $6 luego de haber permanecido estable por dos años.

Hoy se debatirá en la Cámara de Diputados un impuesto que cayó en la grieta. Se trata de Bienes Personales, un gravamen al patrimonio que hoy podría sufrir cambios en su mínimo no imponible después de dos años.

El “piso” del impuesto se elevará de $2 millones -monto en el que está estable desde 2019, a pesar de la inflación- a $6 millones. Eso haría que miles de personas dejen de pagar este tributo: varias de las que quedaron incluidas en el pago que se realizó este año por 2020 y otras que ingresarían por 2021.

En un país con inflación como la Argentina, no subir un mínimo no imponible es igual a aumentar la presión tributaria: como varios de los bienes se actualizan por el ritmo de los precios y otros según el tipo de cambio, más y más gente quedaría incluida en el impuesto si todo sigue igual.

El debate será uno de los últimos del año en el Congreso porque la intención de la oposición es que el nuevo piso sea aprobado antes del 31 de diciembre, momento en el que debe valuarse el patrimonio de cada persona.

Estas son las cinco claves para entender qué se debate hoy en el Congreso.

 

1) ¿Qué es el impuesto a los Bienes Personales y qué está incluido?

Es un impuesto sobre el patrimonio que incluye autos, casas, ahorros en efectivo, cuentas corrientes, entre otros, tanto en la Argentina como en el exterior.

Tiene alícuotas que van desde el 0,5% hasta el 1,25% según la valuación total de los bienes en el país y del 0,7% al 2,25% para bienes en el exterior.

El mínimo no imponible es de $2 millones de pesos y hay una exención para la casa habitación (la vivienda única) por $18 millones. Es decir, quienes tengan bienes por menos de $2 millones y una casa por menos de $18 millones no deberían pagarlo.

El impuesto tiene algunas “trampas”. Por ejemplo, pagan los ahorros en efectivo, pero no aquellos que están en un plazo fijo o en una caja de ahorro.

Además, el valor de la vivienda se rige por la valuación fiscal del impuesto inmobiliario vigente al 31 de diciembre de 2017 y se actualiza por inflación, por lo que nunca corresponderá con el verdadero valor de mercado.

2) ¿Quiénes lo pagan?

Según fuentes oficiales, en 2020 presentaron Declaración Jurada informativa 1 millón de personas, aunque 600.000 terminaron abonando el impuesto.

De acuerdo con datos del diputado del Frente de Todos Itai Hagman, 517.000 personas dejarían de pagarlo dentro de un universo de 995.300 que lo pagarían en 2022 si el piso quedara fijo en $2 millones.

En un principio, explica el tributarista Miguel La Vista, del estudio La Vista Casal, el mínimo no imponible equivalía a US$100.000 y el impuesto solamente alcanzaba al porcentaje con más patrimonio de la sociedad. Ese piso se fue achicando y el peso del gravamen en la recaudación fue subiendo. Pasó de representar poco más de un 1% del total a cerca del 3%. Algo similar ocurrió si se lo mide como porcentaje del PBI.

3) ¿Por qué hay un debate entre el oficialismo y la oposición?

El proyecto de ley de modificación de Bienes Personales fue propuesto originalmente por Carlos Caserio, exsenador del oficialismo. Se aprobó en la Cámara Alta y luego pasó a Diputados. Hasta el pedido de la oposición la semana pasada, el texto no tuvo tratamiento.

Ese proyecto elevaba el mínimo no imponible a $6 millones y la exención de vivienda de $18 millones a $30 millones. Esos pisos se actualizarían anualmente conforme a la evolución de los precios mayoristas.

Mientras tanto, Hagman formuló una contrapropuesta: elevar el mínimo no imponible a $3,5 millones. La presión de la oposición para tratar el proyecto de Caserio fue aumentando y finalmente el oficialismo hizo otro ofrecimiento: elevar el “piso” a $6 millones, dejar estable la exención de vivienda y aumentar la alícuota más alta del 1,25% al 1,50% para compensar la pérdida de recaudación por el primer punto.

Además, el nuevo proyecto incluye una actualización anual, pero en vez de hacerlo al ritmo de los precios mayoristas, lo haría al IPC (la inflación al consumidor medida por Indec).

Con el “poroteo” de ayer, el proyecto que tenía más chances de pasar era el original de Caserio, con el que insiste la oposición.

4) ¿Qué pasa si no se actualiza ese piso de $2 millones por un año más?

Según cálculos del tributarista César Litvin, del estudio Lisicki, Litvin & Asociados, una persona con un Gol Trend modelo 2021 y ahorros en efectivo por US$20.000 pagaría unos $7500 por 2021.

Otro ejemplo: quien adquirió una casa en 2021 por $20 millones, un auto Peugeot 208 ese mismo año y tiene ahorros por US$5000 en efectivo, pagaría cerca de $15.000.

Finalmente, una persona que tiene una casa adquirida en 2021 por $30 millones, un Honda HRV nuevo, ahorros por US$10.000 y un departamento de 2 ambientes que heredó, pagaría alrededor de $216.500.

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Más de Economía