Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/262544

Alec Baldwin niega haber disparado el arma que mató a Halyna Hutchins

El actor estadounidense declaró que él "nunca apuntaría un arma a alguien y apretaría el gatillo". Baldwin ensayaba con la pistola, en el set de la película "Rust", cuando sucedió la tragedia.  

El actor estadounidense Alec Baldwin declaró que él no apretó el gatillo del arma de la cual salió el disparo que hirió fatalmente a la directora de fotografía de la película "Rust" durante un ensayo. Las declaraciones provienen de la primera entrevista exclusiva tras la tragedia.
"El gatillo no fue apretado. Yo no apreté el gatillo", afirmó Baldwin en el extracto de la conversación que mantuvo con el canal ABC News, y que saldrá al aire el próximo jueves. "Yo nunca apuntaría un arma a alguien y apretaría el gatillo, nunca", subrayó.

Halyna Hutchins, la directora de fotografía de la película, falleció el 21 de octubre tras ser herida de bala mientras ensayaban una escena de “Rust” el western de bajo presupuesto que Baldwin protagonizaba y producía.

Antes de la tragedia, el asistente de producción entregó un arma a Baldwin diciendo que estaba "fría", es decir descargada. El actor, de 62 años, practicaba la posición de su mano, de acuerdo con declaraciones colectadas y divulgadas por la policía, cuando se produjo el disparo.

En la entrevista, un abatido Baldwin sostuvo que no tenía idea de lo ocurrido: "Alguien puso una bala real en una pistola, una bala que ni siquiera debía estar en el recinto". El actor remarcó que la tragedia fue la peor cosa que ocurrió en su vida. "Pienso en qué podría haber hecho", dijo la estrella y agregó: "Hutchins era amada por todos. Todavía me cuesta trabajo creer que murió. No me parece real".

Por la tragedia, dos miembros del equipo de "Rust" presentaron demandas civiles contra Baldwin y otras personas involucradas en el rodaje, como Hannah Gutierrez-Reed, encargada de controlar las armas en el set. Gutierrez-Reed, de 24 años, también señaló que no tenía idea de lo que ocurrió. De todas formas, reconoció que antes de la tragedia "no chequeó demasiado" el arma que llegó a manos de Baldwin, de acuerdo con una declaración jurada divulgada esta semana por la policía.

La policía incautó más de 500 balas en el set, algunas falsas y otras que se sospecha son reales. La munición utilizada por la producción vino de varias fuentes, incluyendo Seth Kenney, quien es un proveedor de armas en el estado de Arizona.

Kenney declaró a los investigadores que podría haber entregado a la producción "munición recargada": balas que fueron ensambladas con varios componentes, y no que fueron manufacturadas como balas reales.

 

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Más de Mundo