Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/260917

“El chico de la jungla”: vive rodeado de 1.400 plantas de interior

Joe Bagley, de 20 años, asegura que su afición se ha vuelto una adicción pero que, aún así, ama lo que hace.

Un joven obsesionado con la jardinería fue apodado ‘chico de la jungla’, gracias a su colección de 1.400 plantas de interior dispuestas en cada centímetro de su casa, incluido el baño.

Joe Bagley, de 20 años, de Loughborough, Leicestershire, en Inglaterra, ha transformado su casa en una verdadera selva interior, repleta de plantas tropicales, flores, cactus, suculentas y enredaderas.

Las 477 macetas de terracota que albergan la cautivadora colección de Joe no solo cubren todo el espacio disponible en el piso, sino que adornan cada estantería, escalera, mesa de comedor, mesita de noche e incluso el baño.

El joven trabaja en un centro de jardinería y asegura que gastó cerca de 4.800 dólares en sus plantas y que dedica varias horas todos los días para mantenerlas regadas y con el abono que necesitan.

Incluso, afirmó al Daily Mail que despierta repentinamente en medio de la noche debido a que su ‘sexto sentido’ le dice que una de las plantas necesita un poco de cariño.

A pesar de que su vegetación en constante crecimiento a menudo hace que su hogar sea difícil de transitar para los visitantes, Joe no tiene planes de detenerse y espera seguir añadiendo nuevos ejemplares a su colección y admitió que, lo que comenzó como un hobbie se convirtió en una “adicción”.

Incluso dijo que debió comenzar a ingresar sus nuevas especies de “contrabando” por la noche o escondidas debajo de su abrigo porque su abuela, que vive al otro lado de la calle, siempre lo está regañando por gastar demasiado dinero en sus plantas.

Joe comentó que le encanta pasear por su departamento cada mañana cuando se despierta ya que le parece encantador.

No hay una sola habitación sin plantas y todas las habitaciones están ordenadas. Hay plantas en las escaleras, la mesa del comedor, en su mesita de noche y siempre está pensando en nuevos lugares donde poner más.

Joe aseguró que su adicción llegó a tales extremos que, en un momento, las plantas bloqueaban la puerta y apenas podría pasar sin derribarlas: “He tenido que despejar las puertas ahora y crear un pequeño camino para que la gente pueda moverse.”

Uno de los espacios más habitados por sus matas es el baño: “En la primavera y el verano, esa es la mejor habitación de la casa para ellas porque hay un tragaluz donde las más especiales obtienen la iluminación que necesitan”.

En el excusado tiene además enredaderas que miden cuatro metros de largo. Joe asegura que han comenzado a entrar en la ducha y su aseo personal diario sucede entre hojas que tocan su cabeza y hombros, a la vez que crecen también entre el shampoo y el jabón.

La dedicación al cuidado de las plantas

Respecto de las atenciones que debe propinar a sus queridas dijo que pasa varias horas al día dedicado a la limpieza y jardinería: “Regularmente las llevo afuera para lavarlas con una manguera y eliminar el polvo.” Además, una vez que llega la primavera debe comenzar con las podas.

Joe desarrolló su pasión por toda la vegetación, grande y pequeña, a los 13 años, después de que su abuela le regaló un corte de su planta de araña. A medida que la planta sudafricana con flores crecía y florecía, también crecía su fascinación por todo lo relacionado con la horticultura.

Cuando a los 20 años se mudó de la casa de su familia tenía 100 plantas, pero de pronto, al tener su propio espacio para llenar, su colección floreció a las 1.400 que tiene hoy.

Si bien abastecerse de macetas y plantas le ha costado algunos miles de libras esterlinas a lo largo de los años, ha tenido la suerte de recibir gran parte de su colección como obsequios de amigos y familiares.

Joe también ha desarrollado una predilección por cuidar las plantas maltrechas y moribundas que encuentra y las ‘revive’. Con cada nueva planta que ha comprado o rescatado casi la muerte, Joe adquirió una gran cantidad de conocimientos que, según dijo, planea utilizar para lanzar el negocio de sus sueños: un café en la jungla.

Mientras logra financiar su café, Joe está creando una ‘base de fans’ compartiendo todos sus consejos y experiencias en su un sitio web.

“Me encanta el proceso de cuidarlas y verlas crecer. Me encanta tener algo que dependa de mí para cuidarlo. Estas plantas estarían muertas si no estuviera allí.”

Además, Joe aseguró que gente ha comenzado a verlo como un hospital de plantas. Si una ha muerto, la gente me la trae, la revivo y la devuelvo unos meses después.

Joe concluyó diciendo que su familia y amigos lo apoyan ya que, además, es muy fácil de contentarlo en su cumpleaños o en las navidades.

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Las más vistas de la semana

Más de Tendencias