Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/260900
Mauricio Luna para TN

“Nos filmamos siempre que tenemos sexo”: cómo vive la pareja argentina que protagonizó un calendario de desnudos para el sitio porno más famoso del mundo

Kim y Paolo recrean diversas obras de arte a través de la pornografía. En diálogo con TN.com.ar revelaron: “Nuestra felicidad es lo que más vale en todo esto”.

Cuando Kim y Paolo se conocieron la suerte les jugó una buena pasada. Fue hace ocho años, fruto de una casualidad que incluyó un viaje a Gualeguaychú y un futuro que jamás imaginaron. Pasaron de ser compañeros en una multinacional estadounidense a vivir de su propia intimidad, multiplicada en millones dentro del sitio pornográfico más importante del mundo.

Kim y Paolo no son sus nombres reales. Resguardar su identidad fue parte de la estrategia inicial. Coincidieron en la planificación grupal que varios empleados de la empresa hicieron en 2013 rumbo al carnaval entrerriano. Viajaron cuatro hombres y cuatro mujeres que no respetaron el pacto inicial de no tener sexo entre ellos. Kim y Paolo tampoco lo hicieron.

Ella es oriunda de Ramos Mejía y él de Caseros. Hasta 2016 ninguna de las familias supo que ambos estaban en pareja. El blanqueo ocurrió previo a un viaje a Italia, sitio al que ni bien arribaron comenzaron a trabajar como camareros en un restaurante.

Cinco años después de aquella travesía se presentan sin vueltas ante el llamado de TN.com.ar “Somos una pareja que desde hace seis años viajamos por el mundo haciendo porno amateur”. Y agregan: “Nos mudamos hace poquito a Málaga. Hace cinco años que estamos viajando y nos movemos por todos lados. Estábamos viviendo en Barcelona, pero decidimos venir acá porque hace mucho más calor y porque en el medio de la pandemia vivir en el centro de Barcelona era medio complicado”.

Ambos recuerdan que fue en Milán en donde comenzaron a realizar shows eróticos virtuales, en vivo, con el objetivo de abandonar el empleo gastronómico y poseer más tiempo libre para conocer otras ciudades. El combo implicó sellar otro acuerdo: no difundir los videos fuera del continente y resguardarse bajo el nombre de MySweetApple  para no ser identificados por sus seres queridos.

Sin embargo, la noticia llegó a la Argentina. “Los amigos se lo tomaron perfecto, porque son de nuestra generación. Todos miran pornografía y les encanta. Tenemos conversaciones al respecto, es muy divertido. En mi familia al principio resultó controversial la idea, pero se adaptaron y lo aceptaron”, cuenta Paolo.

La mujer de 27 años asegura estar “un poco cansada de contestar esta pregunta”. “Siento que cuando era traductora o camarera no me lo preguntaban. Que la familia y los amigos pueden tener su opinión pero nuestra felicidad es lo que más vale en todo esto. Y la gente que te ama siempre lo va a hacer aunque hagas cosas que no les gusten”, dice.

Paolo remarca: “Obvio que al principio la idea de que un hijo hace porno no es la mejor del universo. Nosotros tenemos un título universitario, pero tomamos la decisión de hacer porno. Lo supieron aceptar porque es acerca de nuestra vida y no de nuestra familia. La gente debe entender que masturbarse no está mal y mirar porno no está mal”.

El primer dinero que ganaron les sirvió para abandonar definitivamente sus trabajos y equiparse con más tecnología (cámaras, luces y micrófonos) para las siguientes transmisiones.

Paolo tiene dos hermanos y Kim dos hermanas. Fueron ellos los primeros en saber a qué se dedicaban. Sin embargo, en 2018, tras la viralización de un video por WhatsApp en unas vacaciones que compartieron en Cancún, sus padres conocieron de qué manera se estaban ganando la vida en Europa.

“Lo que quiero transmitir es que uno piensa que porque hay una escena explícita de sexo el porno es todo lo mismo. Somos una pareja que hacemos porno amateur. Nos filmamos siempre que tenemos sexo. Y compartir eso a veces se asocia con que tiene ver con todo. Lo mezclan con la prostitución, la pedofilia o el porno profesional. Es parte de la ignorancia de no saber cómo funciona el mundo. Va de la mano de la hipocresía, de que nadie acepta que se masturba. Nunca nos movimos de plataformas pornográficas, no es que vamos por el mundo desparramando pornografía”, indica Paolo.

El hombre de 32 años continúa: “Pero siento que tal vez lo podemos hablar más naturalmente, porque todos nos masturbamos y todos miramos porno. O al menos la gran mayoría. No es algo que nos dañe o nos perjudique de alguna forma realmente. Uno puede agregar el porno a su pareja, traerlo como un condimento. No tiene por qué ser algo negativo”.

Kim agrega: “El porno cambió un montón en los últimos años. Cuando arrancamos no había tantas parejas haciendo esto, hoy en día son muchísimos más. El porno es mucho más amateur y más disfrutable”.

En 2020 fueron convocados por el sitio Pornhub  para protagonizar la campaña Classic Nudes . “La hicimos en Madrid. Fue una experiencia muy nueva para nosotros. Rodar en un set de filmación con un montón de gente alrededor. Tiene que ver con nosotros representando las obras de arte más populares que existen en los museos relacionados al nudismo. La frase que acompaña es ‘el porno no se considera arte, pero mucho arte es muy porno’. Entonces bueno, queríamos mostrar qué estaba sucediendo detrás de las obras más conocidas que se encuentran en los museos”, contó Kim.

La propuesta del sitio para adultos está centrada en que durante las visitas a los museos en donde estén las obras verdaderas, el público contraste la versión que ellos realizaron a través de desnudos y escenas explícitas.

En Pornhub, el canal de MySweetApple se ubica en el puesto 65 entre los 4.221 que existen en la plataforma. Son la pareja argentina más vista del sitio con 391 millones de reproducciones y casi 400 mil suscriptores. El video más visto posee más de 56 millones de visitas.

“Está en las manos de la gente elegir qué clase de porno miran. Tal vez es investigar un poco lo que se está consumiendo. Nosotros sabemos que estamos haciendo todo bien, con mucho amor; pero bueno, a veces cuando alguien mira nos juzga y simplemente hay que empezar a pensar en si mismo, no en lo que hacen los demás. Como cuando un menor mira pornografía: es culpa de los padres que esté pasando eso. La pornografía no es educativa, es entretenimiento de adultos”, completaron.

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Las más vistas de la semana

Más de Tendencias