Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/260874

La inflación fue de 3,2% en junio y subió más de 50% en el último año

Es la tercera baja mensual consecutiva desde el pico de marzo. En cambio, el dato interanual acumula siete meses seguidos al alza. Los alimentos y bebidas aumentaron 3,2% el mes pasado, con la carne y los lácteos como protagonistas.

La inflación llegó a 3,2% en junio y trepó 50,2% en los últimos 12 meses. El dato mensual fue publicado este jueves por el Indec y coincidió con los pronósticos de los privados, que habían promediado la misma cifra. Es la tercera baja mensual consecutiva desde el pico de 4,8% en marzo, que fue seguido por el 4,1% de abril y el 3,3% de mayo.

De esta manera, la inflación mensual logró mantener la tendencia descendente aunque a nivel interanual hilvana siete meses al alza. Desde el Ministerio de Economía destacaron la baja y dijeron que esperan que la inflación siga desacelerando durante los próximos meses. Al mismo tiempo, subrayaron que el dato de junio fue el menor desde octubre del año pasado.

En el primer semestre, en tanto, el nivel general de precios subió 25,3%. De esta manera, consumió más del 87% de la meta oficial de 29% que el Gobierno había previsto para todo el año en el presupuesto 2021. Además, el salto acumulado entre enero y junio casi duplica a lo registrado en el mismo período de 2020, cuando por el aislamiento obligatorio y el cierre de la economía los precios subieron 13,6%.

En el Gobierno ya admitieron que hubo “desvíos” de la pauta oficial para este año pero se los atribuyeron al boom de los precios internacionales de los alimentos y no retocaron la proyección del presupuesto. Este jueves, además, desde el Palacio de Hacienda dijeron que el problema de la “inflación desordenada” es un fenómeno nuevo, propio de la pandemia y que afecta a otros países. “Estados Unidos tenía un target de inflación establecido del 2%, y hoy la inflación observada es de 5,4%, encontrándose en máximo desde agosto de 2008″, recalcaron.

Más allá de los argumentos, el error de cálculo se empieza a reconocer en medidas que buscan recomponer el poder adquisitivo. En esa línea van la reapertura de las paritarias, el anuncio de un bono para jubilados y la mejora en el salario mínimo vital y móvil, entre otras.

Los alimentos volvieron a subir

Los precios de los alimentos crecieron 3,2% el mes pasado y aceleraron con respecto al 3,1% que habían subido en mayo. “El incremento se explicó principalmente por los aumentos en carnes y derivados; leche, productos lácteos y huevos; pan y cereales; aceites, grasas y manteca; y café, té, yerba y cacao. Estas alzas estuvieron parcialmente compensadas por bajas en frutas y en verduras, tubérculos y legumbres en la mayoría de las regiones”, explicó el Indec.

En los primeros seis meses del año, los alimentos subieron 26,4% y acumularon un alza de 53,2% en los últimos 12 meses. En ambos casos, el indicador se ubicó por encima del nivel general de precios.

Además de los alimentos, hubo otros cinco rubros que aceleraron sus incrementos en junio en relación a mayo. Ellos fueron comunicaciones (7%), bebidas alcohólicas y tabaco (5,5%), prendas de vestir y calzado (3,5%), equipamiento y mantenimiento del hogar (3,2%) y vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (2,5%).

En el extremo opuesto, seis sectores desaceleraron las subas en comparación con los registros del mes anterior. Entre ellos, el transporte mostró el mayor recorte, ya que en junio subió 3,3% mensual mientras en mayo había aumentado 6%. También exhibieron un menor crecimiento el rubro “salud” (3,2%), “restaurantes y hoteles” (3,1%), “recreación y cultura” (2,2%), “bienes y servicios varios” (2%) y “educación” (1,1%).

El consumo, en picada

Uno de los efectos más palpables de la persistente inflación y la caída del poder adquisitivo es que desembocan en un menor consumo. Según un informe de Focus Market, ese indicador retrocedió 15% en junio y acumula una baja de 14% en lo que va del año que afecta a todos los productos.

“La situación del consumo por familia de productos es preocupante porque tanto alimentos como productos de limpieza retroceden por encima del promedio de la canasta, mientras que los rubros bebidas y cuidado personal caen con menor impacto. El consumo de bebidas con alcohol en lo que va del año presenta una baja de 4,9% y el de bebidas sin alcohol retrocede 9,3%. La caída de la categoría alimentos es un adelanto de los datos de indigencia en nuestro país y la dificultad para adquirir las mismas cantidades en forma interanual por parte de los hogares argentinos”, expresó Damián Di Pace, director de Focus Market.

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Las más vistas de la semana

Más de Economía