Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/259728

Identifican cinco sistemas planetarios que podrían ser aptos para la vida

Son multiestelares, como Tatooine, el planeta de Star Wars que tiene dos soles. Los descubrieron gracias a un marco matemático predictivo.

Un nuevo marco matemático predice que los sistemas multiestelares Kepler-34, -35, -38, -64 y -413, con planetas gigantes circumbinarios, tienen zonas habitables estables.

Hace casi medio siglo, los creadores de Star Wars imaginaron un planeta sustentador de vida, Tatooine, orbitando un par de estrellas. Ahora, los científicos encontraron nueva evidencia de que cinco sistemas conocidos con múltiples estrellas, Kepler-34, -35, -38, -64 y -413, son posibles candidatos para sustentar la vida.

Un marco matemático recientemente desarrollado permitió a los investigadores de la Universidad de Nueva York en Abu Dhabi y la Universidad de Washington demostrar que esos sistemas, entre 2.764 y 5.933 años luz de la Tierra, en las constelaciones Lyra y Cygnus, sustentan una ‘Zona Habitable’ permanente, una región alrededor de estrellas en las que el agua líquida podría persistir en la superficie de cualquier planeta similar a la Tierra aún no descubierto. De estos sistemas, se sabe que Kepler-64 tiene al menos cuatro estrellas orbitando entre sí en su centro, mientras que los otros tienen dos estrellas.

Se sabe que todos tienen al menos un planeta gigante del tamaño de Neptuno o más. Este estudio, publicado en Frontiers in Astronomy and Space Sciences, es una prueba de principio de que la presencia de planetas gigantes en sistemas binarios no excluye la existencia de mundos potencialmente sustentadoras de vida.

“Es mucho más probable que la vida evolucione en planetas ubicados dentro de la Zona Habitable de su sistema, al igual que la Tierra. Aquí investigamos si existe una Zona Habitable dentro de nueve sistemas conocidos con dos o más estrellas orbitadas por planetas gigantes. Demostramos por primera vez que Kepler-34, -35, -64, -413 y especialmente Kepler-38 son adecuados para albergar mundos similares a la Tierra con océanos”, dice en un comunicado el autor correspondiente, el doctor Nikolaos Georgakarakos, investigador asociado de la División de Ciencias en la Universidad de Nueva York en Abu Dhabi.

El consenso científico es que la mayoría de estrellas albergan planetas. Desde 1992, se han descubierto exoplanetas a un ritmo acelerado: hasta ahora se han confirmado 4.375, de los cuales 2.662 fueron detectados por primera vez por el telescopio espacial Kepler durante su misión 2009-2018 para estudiar la Vía Láctea. El telescopio TESS de la NASA y misiones de otras agencias han encontrado más exoplanetas, mientras que la Agencia Espacial Europea debe lanzar su nave espacial PLATO para buscar exoplanetas en 2026.

Doce de los exoplanetas descubiertos por Kepler son “circumbinarios”, es decir, orbitan un par cercano de estrellas. Los sistemas binarios son comunes y se estima que representan entre la mitad y las tres cuartas partes de todos los sistemas estelares. Hasta ahora, solo se han descubierto exoplanetas gigantes en sistemas binarios, pero es probable que los planetas y lunas más pequeños, similares a la Tierra, simplemente hayan escapado a la detección.

Se espera que las interacciones gravitacionales dentro de los sistemas de estrellas múltiples, especialmente si contienen otros cuerpos grandes como planetas gigantes, hagan que las condiciones sean más hostiles para el origen y la supervivencia de la vida. Por ejemplo, los planetas pueden estrellarse contra las estrellas o escapar de la órbita, mientras que los exoplanetas similares a la Tierra que sobreviven desarrollarán órbitas elípticas, experimentando fuertes cambios cíclicos en la intensidad y el espectro de la radiación.

“Hace tiempo que sabemos que los sistemas estelares binarios sin planetas gigantes tienen el potencial de albergar mundos habitables. Lo que hemos demostrado aquí es que en una gran fracción de esos sistemas, los planetas similares a la Tierra pueden permanecer habitables incluso en presencia de planetas gigantes”, dice el coautor, el profesor Ian Dobbs-Dixon, también de la Universidad de Nueva York en Abu Dhabi.

Los investigadores se basan en investigaciones anteriores para predecir la existencia, ubicación y extensión de la zona habitable permanente en sistemas binarios con planetas gigantes. Primero derivan ecuaciones que toman en cuenta la clase, masa, luminosidad y distribución de energía espectral de las estrellas, combinadas con el efecto gravitacional agregado del planeta gigante. También se consideran la excentricidad (es decir, el grado de elipticidad de la órbita), el semieje mayor y el período de la órbita del hipotético planeta similar a la Tierra, además de la dinámica de la intensidad y el espectro de la radiación estelar que incide sobre su atmósfera. Otro factor es la “inercia climática” de un planeta similar a la Tierra, es decir, la velocidad a la que la atmósfera responde a los cambios en la irradiación.

Luego, observan nueve sistemas estelares binarios conocidos con planetas gigantes, todos descubiertos por el telescopio Kepler, para determinar si existen Zonas Habitables en ellos y si son “lo suficientemente silenciosas” como para albergar mundos potencialmente sustentadores de vida.

Los autores muestran por primera vez que existen zonas habitables permanentes en Kepler-34, -35, -38, -64 y -413. Esas zonas tienen entre 0,4 y 1,5 unidades astronómicas (au) de ancho, comenzando a distancias entre 0,6 y 2 au desde el centro de masa de las estrellas binarias.

“En contraste, la extensión de las zonas habitables en otros dos sistemas binarios, Kepler-453 y -1661, es aproximadamente la mitad del tamaño esperado, porque los planetas gigantes en esos sistemas desestabilizarían las órbitas de mundos habitables adicionales. Por la misma razón, Kepler-16 y -1647 no pueden albergar planetas habitables adicionales.

Por supuesto, existe la posibilidad de que exista vida fuera de la zona habitable o en lunas que orbitan alrededor de los planetas gigantes, pero eso puede ser un terreno menos deseable para nosotros “, dice el coautor doctor Siegfried Eggl de la Universidad de Washington.

“Nuestro mejor candidato para albergar un mundo potencialmente habitable es el sistema binario Kepler-38, aproximadamente a 3.970 años luz de la Tierra, y se sabe que contiene un planeta del tamaño de Neptuno”, dice Georgakarakos.

“Nuestro estudio confirma que incluso los sistemas estelares binarios con planetas gigantes son objetivos candentes en la búsqueda de la Tierra 2.0”, afirma.

Con información de DPA.

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Las más vistas de la semana

Más de Tecnología