Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/259601

“Dirty talking”, la utilización de palabras subidas de tono para potenciar el clímax sexual

Es importante comunicarse con la pareja y que haya empatía para saber qué gusta y qué no. La actitud es fundamental.

No sólo las canciones tienen letras “calientes”. Cualquier combinación de palabras que estimulen a la pareja es potencialmente erótica. Todo es válido, siempre que haya consentimiento.

En el “Dirty talking”, la voz seduce y determinadas palabras con carga sexual estimulan la liberación de dopamina, hormona que juega un rol importante en el deseo y la excitación. Pueden ser palabras de amor, sexuales, de mayor o menor intensidad, o incluso obscenas.

“La sexualidad es básicamente sensorial. Cualquier estímulo auditivo puede sumar, pero no hay una regla de lo que es mejor. Hay parejas que prefieren el silencio, pero si gustan, las palabras y la música pueden hacer más interesante la relación sexual.”, explica a Con Bienestar la sexóloga y psicóloga del Hospital de Clínicas, Viviana Wapñarsky (M.N. 24.433).

Hay cierta vergüenza generalizada con hablar durante el sexo, comunicar lo que se va sintiendo o lo que gustaría sentir, y, en general, de utilizar un lenguaje subido de tono. No consiste en usar todos los eufemismos del mundo, pero tampoco se trata de asustar a la persona que recibirá el mensaje. La actitud es fundamental.

“Pensar que las palabras tienen un significado malo o bueno, es prejuzgar. Cada uno es libre de decir lo que quiera siempre que sea consensuado en la intimidad y genere algún grado de excitación”, aclara la experta.

Es importante comunicarse con la pareja y que haya empatía para saber qué es lo que le gusta. La idea no es ser vulgar o de pronto utilizar vocabulario que no va con la personalidad de cada uno. El objetivo del “dirty talking” (o decir cosas de alto voltaje sexual) es una forma más de comunicación que no debería estar cargada de sentimientos de pudor.

“Los estímulos pueden subir el deseo o lo pueden bajar, por eso hay que hablarlo y si hay algo que hace o dice tu pareja que no te gusta, hay que plantearlo”, remarca la especialista.

El cerebro es el órgano sexual más importante, así que es lógico excitarse por lo que se dice en pareja en pleno acto sexual. Se dice que hay dos tipos de “Dirty talk”: el primer tipo sirve para excitar con antelación, mientras que el segundo consiste en dar instrucciones.

“Las palabras, como los silencios, llevan a la fantasía, con lo cual son parte del juego erótico siempre que sean del agrado de ambos”, señala Wapñarsky. Durante el acto sexual, no hay nadie sometido a examen. Todo lo contrario, la única norma es pasarlo bien, comunicarse y respetar a la otra persona.

Conocer a quien queremos seducir, entender la situación, el tipo de relación y qué posibilidades de éxito habrá, es fundamental. Aunque, a veces, quien no arriesga no gana.

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Las más vistas de la semana

Más de Tendencias