Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/259534

Verónica Ojeda rompió el silencio: “Morla, no toques a Dieguito Fernando, cuando me tocan a mi hijo, yo mato”

La ex pareja de Diego Maradona brindó una entrevista en Polémica en el Bar y apuntó contra el ex abogado del astro futbolístico

Este lunes, Matías Morla brindó una fuerte entrevista a Jorge Rial, en la que habló de todo. Allí, entre otros temas, hizo referencia a una supuesta alianza entre Verónica Ojeda y las hijas mayores de Diego Maradona, Dalma y Gianinna.

“Ojeda las odia. Y esta alianza transitoria y efímera, fue a solo efecto de damnificarme a mí cuando vieron que lo mío era largo…”, señaló. Y confirmó que el ex DT de Gimnasia le había regalado una camioneta para la mamá de Dieguito Fernando, pero dijo: “¿Qué tiene de malo? Era para el hijo, fue deseo de Diego, yo no voy a criticar nunca a Ojeda porque Maradona le compró la camioneta. Es lo que quería Maradona”. Sin embargo, cuando Rial le indicó que ella estaba enojada porque le había cortado la obra social a su hijo, aseguró: “Me lo hubiera pedido por teléfono, se la daba, pero Verónica para mí está influenciada por Baudry”. Y fue más allá al asegurar que el patrocinante de Dieguito buscaba “notoriedad, televisión”.

En este contexto, la ex pareja del Diez salió a responderle en Polémica en el Bar, programa producido por Gustavo Sofovich, al que asistió con su hijo de ocho años. En primer lugar, se refirió a la salud de Dieguito. “He dejado todo para dedicarme de lleno a Dieguito. Cuando le detectaron un rasgo de autismo a los tres años, empecé a hablar con Manes, con los mejores, me moví por todos lados hasta que un amigo me recomendó irme a Estados Unidos. No quiere decir que no tengamos buenos profesionales acá. Yo tenía la suerte de que su papá lo podía pagar”, señaló.

Por otra parte, relató su experiencia en México: “Cada vez que se acercaba a su papá, era un avance terrible, por eso nos fuimos a México, donde también había muy buenos especialistas. Cuando Diego me dice que se va a Dorados, me propone hacer la terapia y la escuela allá. Y era bárbaro. Teníamos muy buena relación como padres. Pero en mayo tenía que venir sí o sí para que no perdiera el año escolar acá.

Además, se refirió al dinero que le cedía Maradona. “El dinero era de su papá, no era de Matías. Por ejemplo, cuando yo necesitaba tratamientos para Estados Unidos, me la hacían difícil. No llegaba a Matías ni a Diego, no viene al caso explicar por qué, y tenía que hablar con la contadora de Matías. Para que quede todo claro, le dije a ella que lo paguen directamente al instituto médico. Yo no tenía acceso a Diego. No es fácil que te den un lugar en esos tratamientos, entonces por ahí vos ibas pero recién a los seis meses te daban el turno”, expresó

Y habló de las dificultades para que su hijo tuviera contacto con su padre: “Con Matías tuve una excelente relación. La interna era con la pareja que estaba en ese momento con él (Rocío Oliva) y todo su séquito. No tenía acceso a que Dieguito pueda ver a su papá. Yo estaba en un momento en Mar del Plata y Morla me llama por teléfono porque Diego lo quería ver. ´Te mandan un avión´. Vinieron acá y un día antes lo llevaron de fiesta y al otro día Diego no se pudo levantar. Hubo imágenes de Diego en un boliche y las personas que lo llevaron sabían muy bien que lo iba a ver a Dieguito al día siguiente”.

En esa línea, contó una anécdota de cuando falleció su suegro: “Cuando falleció Don Diego yo le mandé una corona con el nombre de Dieguito y una de las personas que dirigía el velatorio era la pareja de Diego y su familia. Y no dejaron entrar la corona de mi hijo. Y a mi papá no lo dejaron ingresar. Yo soy muy buena, pero que se sepa la verdad con todo.

Respecto al velatorio de el astro del fútbol, contó: “Yo cuando me enteré que esta chica no pudo entrar al velatorio, me pareció mal. Hablé con Vanesa Morla y le dije que me de el teléfono de Matías para que entre conmigo al velatorio. Yo lo llamé ese día. El problema no es Mario Baudry, yo lo puse como representante legal de Dieguito porque cuando no me dejaron entrar a la Clínica Olivos, yo vi cosas raras. Pierri no pudo hacer nada y le dije a mi pareja que agarre las riendas. No sé por qué Morla se enoja, las veces que lo llamé para dialogar, lo llamó Mario también después de la muerte de Diego. Y aparte él sabe la clase de persona que soy, pero cuando me tocan a mi hijo, yo mato, Reviento como una bomba”.

Además, se refirió a la férrea defensa que Morla hace de las hermanas del ex DT de Gimnasia. “Me parece que Diego le dio un montón a sus hermanas, y está todo bien, pero ¿Dieguito Fernando qué es? Tiene ocho años y un montón de tratamientos que necesita. Cada hermana tiene su familia constituida, pero Dieguito tiene ocho años. Si Morla quiere hablar conmigo, no tengo ningun problema”, indicó.

Luego, Chiche Gelblung le consultó si vio todo lo que pasó los días previos a la muerte del ex campeón del mundo y por qué no lo denunció. En ese momento, Ojeda alzó la voz, visiblemente molesta: “Vos qué sabés con quién hablé, no acuses sin saber. Yo hablé con mucha gente. Yo fui y le dije a las autoridades lo que realmente vi y con quién hablé”. Y siguió: “Los hijos sabían que había marihuana, no sé por qué no lo dijeron. Yo fui al juzgado y declaré sin que nadie sepa. Yo le dije cuando estaba en Brandsen: ´Charly, ¿qué es esto?´”.

También, hizo referencia a los últimos días de vida del padre de su hijo. “Lo vi mal, salí llorando de ahí. Ese día la habitación estaba a oscuras, entró Dieguito corriendo, lo abrazó y le dijo ´hola papá. Yo le pregunté si necesitaba algo, hablar, pero me dijo que me quede tranquila, que estaba bien. ’Tenés que bañar, afeitarte, estar bien para Dieguito´, le dije. Él me prometió que iba a estar mejor, que se iba a bañar. Cuando salgo de ahí, habló con las personas que trabajaban con Matías y les dije que no podía ser, que Diego estaba muy mal, que la psicóloga tenía que estar más seguido. Incluso el psicólogo Díaz entró y salió, estuvo cinco minutos, total ya había cumplido y le pagaban”.

Además, se refirió a la férrea defensa que Morla hace de las hermanas del ex DT de Gimnasia. “Me parece que Diego le dio un montón a sus hermanas, y está todo bien, pero ¿Dieguito Fernando qué es? Tiene ocho años y un montón de tratamientos que necesita. Cada hermana tiene su familia constituida, pero Dieguito tiene ocho años. Si Morla quiere hablar conmigo, no tengo ningun problema”, indicó.

Luego, Chiche Gelblung le consultó si vio todo lo que pasó los días previos a la muerte del ex campeón del mundo y por qué no lo denunció. En ese momento, Ojeda alzó la voz, visiblemente molesta: “Vos qué sabés con quién hablé, no acuses sin saber. Yo hablé con mucha gente. Yo fui y le dije a las autoridades lo que realmente vi y con quién hablé”. Y siguió: “Los hijos sabían que había marihuana, no sé por qué no lo dijeron. Yo fui al juzgado y declaré sin que nadie sepa. Yo le dije cuando estaba en Brandsen: ´Charly, ¿qué es esto?´”.

También, hizo referencia a los últimos días de vida del padre de su hijo. “Lo vi mal, salí llorando de ahí. Ese día la habitación estaba a oscuras, entró Dieguito corriendo, lo abrazó y le dijo ´hola papá. Yo le pregunté si necesitaba algo, hablar, pero me dijo que me quede tranquila, que estaba bien. ’Tenés que bañar, afeitarte, estar bien para Dieguito´, le dije. Él me prometió que iba a estar mejor, que se iba a bañar. Cuando salgo de ahí, habló con las personas que trabajaban con Matías y les dije que no podía ser, que Diego estaba muy mal, que la psicóloga tenía que estar más seguido. Incluso el psicólogo Díaz entró y salió, estuvo cinco minutos, total ya había cumplido y le pagaban”.

 

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Las más vistas de la semana

Más de Tendencias