Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/259353

Mastechef Celebrity 2: Claudia Fontán cautivó a Germán Martitegui con un plato inspirado en El Padrino

Los participantes tuvieron que inspirarse en la famosa saga y la actriz logró conmover al exigente jurado

Miércoles de súper acción en Masterchef Celebrity, el gran éxito de las noches de Telefé. La gala de beneficios se organizó como una gran maratón de películas clásicas de todos los tiempos. Los seis mejores platos de la semana -Claudia Fontán, María O’Donnell, Hernán “Loco” Montenegro, Fernando Carlos, Sol Pérez y Gastón Dalmau- se midieron por las medallas y, sobre todo, para evitar caer en el tan temido domingo de eliminación.

Para la previa, pochoclos, butacas y un poco de distensión. El conductor Santiago del Moro propuso una rápida competencia de adivinanzas para dar cuenta de seis títulos, que resultaron ser Los Pitufos, El hombre araña, El Padrino, Shrek, Misión imposible y Baywatch. Con tres aciertos, Fontán fue la ganadora y tuvo el beneficio, y la responsabilidad, de seleccionar uno de ellos para que cada participante se inspire a la hora de cocinar. La actriz eligió el clásico protagonizado por Marlon Brando y Al Pacino, por lo que las preparaciones tuvieron a la mafia italiana y la geografía neoyorquina como guías principales a la hora de definir las recetas.

Como si tuviera que justificar la elección del título, la Gunda fue a lo seguro y eligió uno de los platos emblemáticos de la película: tallarines con salsa de tomate y albóndigas de carne picada. Una vez en el tribunal de chefs, la etapa de degustación no comenzó con las mejores expectativas. Damián Betular cuestionó el tamaño demasiado pequeño de las albóndigas, mientras su colega, Donato De Santis, objetó la ausencia de salchicha, para lograr una similitud aún mayor con la saga dirigida por Francis Ford Coppola.

Pero a la hora de las devoluciones, la situación cambió radicalmente y fue curiosamente Germán Martitegui, el jurado generalmente más exigente, el que torció el sentido de la evaluación. “Quiero ver El Padrino 1 con un bowl de esos con 40 albóndigas y sentarme solo frente a la pantalla”, señaló el jurado a modo de elogio. Pero la cosa no terminó allí y el sabor del plato no solo conectó fue con la trama de la película, el objetivo final de la prueba, sino que también lo llevó a lo más profundo de sus recuerdos.

“Mi abuela hacía los fideos así. El grosor es igual que el ancho, es como un prisma largo. Me encantaron”, reconoció el jurado conmovido y al borde de las lágrimas, antes de retomar el camino cinematográfico “Me siento en New York en un restaurant en el que están por pasar con una ametralladora para asesinarme y muero sobre la albóndiga, feliz”, agregó. Por su parte, De Santis elogió el sabor y cuestionó la escasez de salsa. “Me quedé con ganas de más”, señaló el italiano, en algo que sonó más a un elogio que aun reproche.

Tan bien lucía el plato que Santiago del Moro se salió del protocolo y solicitó cubiertos para no quedarse con las ganas. “Gunda, yo creo que hay un país del otro lado que quiere probar, y voy a hacerlo por esa gente que está ahí”; se ofreció el conductor y su devolución fue terminante: “Es tremendo, te felicito”.

Sin embargo, tantos elogios no le alcanzaron a la actriz para llevarse la medalla de oro, que quedó colgada en el pecho de Gastón Dalmau, ni la de plata, que fue para María O’Donnell. Al menos, se aseguró una semana más en la competencia, el objetivo principal de cada miércoles. Quien no pudo superar la prueba fue Sol Pérez, que venía de elaborar el mejor plato y ahora deberá revalidar su lugar en la competencia el próximo domingo, en el capítulo más esperado de esta saga llamada Masterchef Celebrity.

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Las más vistas de la semana

Más de Espectáculo