Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/258882

Una argentina fue elegida “Niñera del año” en los Estados Unidos

“Nos costó la cuarentena, pero le buscamos la vuelta”, contó la joven de 25 años en “Arriba Argentinos”.

Cuando Karen Sateriano viajó de Unquillo, Córdoba, a los Estados Unidos nunca pensó que luego de un año sería distinguida como la “Niñera del año” (Au Pair of the Year). Llegó al país con el objetivo de aprender inglés y ahorrar dinero para concretar su sueño de ser piloto comercial de avión. Sin embargo, la vida la sorprendió en el camino y le regaló un inesperado reconocimiento.

Karen, de 25 años, es tripulante de cabina e hizo un curso para ser piloto de avión privado. Sin embargo, para poder avanzar en la carrera es necesario cumplir con determinadas condiciones. “Vine acá con el objetivo de aprender el idioma, que es fundamental, y de poder ahorrar para costear las horas de vuelo, que cuestan unos 100 dólares cada una”, contó en diálogo con Arriba Argentinos (eltrece) este viernes. “Llegué en noviembre de 2019, cuatro meses antes de que estallara el brote de COVID-19″, recordó.

Para garantizarse un puesto de trabajo en el nuevo hogar, antes de partir la joven se inscribió en un programa de intercambio cultural (“Cultural Care Argentina”), que selecciona postulantes y les asigna empleo con una familia. “Una de mis amigas de ahí estaba inscripta y me dio toda la información. Estuve dos años hasta que pude venir”, señaló. Su destino fue la casa de los Leeuw, en Vermont, Chicago.

“Al principio fue raro porque se sumaba el hecho de estar en otro país, con otra familia y un idioma al que recién me estaba amoldando. Pero me ayudaron un montón, incluso los nenes, así que esa parte se hizo fácil”, relató.

Además de los desafíos que presenta la adaptación en otro país, en el caso de Karen se sumó una situación inédita con la pandemia de coronavirus. “Nos costó la parte de la cuarentena. Los chicos en época normal van de 8 a 15 al colegio y de eso pasaron a estar todo el día conmigo”, expresó. “Los nenes se portan bien, tienen sus días, igual que los adultos, pero siempre le buscamos la vuelta”, agregó.

La joven contó además que la familia la adoptó como una más. Tal fue la relación de confianza y afecto que generaron, que los Leeuw decidieron postularla al concurso “Niñera del Año”, que ella no conocía. “Enviaron una carta en la que explicaban por qué creían que tenía que ser ganadora. Entre las cosas que destacaron incluyeron cuán importante fui en tiempos de pandemia”, señaló. “La mamá me decía que probablemente ella habría tenido que dejar de trabajar si yo no hubiera estado”, agregó.

En ese sentido, Karen se mostró feliz al enterarse de que había obtenido el galardón, tras una votación que se realizó por Internet. “Tanto acá como en la Argentina siempre trabajé con mucho amor, haciendo más cosas de las que me piden, y creo que ellos destacaron eso. Pero es mi personalidad, no lo hago porque quiera algo a cambio”, expresó.

En cuanto al premio, se le otorgó un pasaje de ida y vuelta para visitar a su “familia estadounidense” una vez que termine el contrato laboral. “Fue una alegría porque ya estaba pensando en cómo podría hacer para volver a verlos. Mi historia llegó a chicos y chicas de todo el mundo y me súper alegra, para que muchos más se animen”, remarcó.

Ahora, el objetivo será obtener el reconocimiento pero a nivel global. “Hace dos días me llegó un mail de la compañía, en el que me informaban que me postularon a otro concurso en el que se elige a la mejor del mundo”, se ilusionó.

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Más de Mundo