Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/258232

Kamala Harris salió en jeans y zapatillas en la tapa de Vogue americana y generó polémica

Apenas se viralizó la foto de la edición febrero de la revista, las redes sociales criticaron el look, la decoración y la iluminación. También hubo mensajes de apoyo por la cercanía de la imagen.

Ya es casi una costumbre de los últimos años. Apenas llega el partido demócrata al poder en los Estados Unidos, Anna Wintour, su editora, convierte en chica de tapa a la primera dama de turno. Ya pasó con Hillary Clinton quien, en diciembre de 1998 posó para la lente de la prestigiosa fotógrafa de las celebridades Annie Leibowitz para ser la protagonista del Vogue americano. De esta manera, se inauguró una estrecha relación entre poder y moda, algo que hizo que en la actualidad los looks de las primeras damas y otras mujeres de la política y el poder estén en la mira de las redes, los paparazzis y las editoras de moda como si fueran estrellas de Hollywood.

En esta ocasión, Kamala Harris, la primera mujer en llegar a la vicepresidencia salió en la tapa de Vogue con una actitud informal. Chaqueta oscura, un par de jeans y unas zapatillas Converse. La foto, publicada hace algunas horas en la cuenta de Instagram del Vogue americano, se viralizó en segundos.

HIllary Clinton en la revista Vogue de diciembre 1998.

Un detalle no menor de la presencia de Hillary en Vogue es que, en ese momento, la mismísima Wintour era una de sus asesoras de imagen.

Luego llegó la era Obama y ahí el romance entre la edición americana de la revista de moda más famosa del planeta, se afianzó: Michelle Obama fue chica de tapa de la publicación en cuatro ocasiones. Wintour y el mundo de las pasarelas estaban fascinados con la mujer de Barak Obama que, en tiempo récord, se convirtió en ícono de estilo. Se vestía con los nuevos talentos de la moda americana como Jason Wu y Alexander Wang, dando lugar a los jóvenes en su vestidor. La bautizaron como la “Jackie Kennedy negra“.

Michelle Obama, tapa de Vogue 2016. En total hizo cuatro. (Foto: Vogue)

Cuando Donald Trump llegó al poder, había una gran expectativa con respecto a la posible tapa de la primera dama. Pero eso no sucedió, aunque Wintour la había hecho chica de tapa a Melania cuando se casó con el entonces poderoso empresario. En los años del matrimonio Trump en la Casa Blanca, la relación Wintour-Trump fue muy tensa y la ex modelo recibió fuertes críticas por sus estilismos.

Pero ahora, en la era Biden, todo vuelve a estar en paz como en los tiempos de Hillary y Michelle. Claro que no todo es un cuento de rosas. En la edición febrero aparece en la tapa Kamala Harris, la primera mujer vicepresidente de los Estados Unidos en la historia. Una mujer de color que viene acaparando la atención del mundo de la moda y que ya fue tapa de otra importante revista de moda, la Elle americana en el mes de noviembre. Para la ocasión lució con un elegante traje pantalón, su prenda fetiche.

La foto de portada que hizo para la revista Elle (Foto: Instagram / @elleusa).Por: Instagram

En Vogue optó por un look más informal. Y ahí comenzó la polémica en las redes: a muchos les gustó la actitud cercana de Kamalis mientras que otros la criticaron por su informalidad. Además, algunos rumores aseguraron que el equipo de la política no había aprobado esa tapa sino otra en la que se ve con un traje pantalón celeste.

También recibió críticas la escenografía y la luz de la foto de tapa elegida argumentando desprolijidad con las telas y exceso de iluminación en la cara de la vicepresidenta, como queriendo lograr un efecto de blanqueamiento en su piel.

Ni el equipo de Vogue ni el de Harris han emitido comentarios hasta el momento, pero seguramente y como se dice habitualmente, habrá más novedades para este boletín.

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Más de