Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/257369

Cuáles son los beneficios de acariciar a un gato

Compartir estos momentos implica bienestar tanto para el ser humano como para el animal.

Mantener un lazo cercano y de contacto con las mascotas tiene consecuencias positivas. Existe la creencia de que los felinos son autónomos y que, a diferencia de los perros, reniegan de las caricias y mimos de su dueño. Sin embargo, no es cierto: sólo hay que saber cómo tratarlos. Ellos gozan mucho de los cuidados y de las demostraciones de afecto.

Según un artículo de Experto Animal, es importante esperar a que el gato quiera ser acariciado. Es decir, que sea quien tome la iniciativa y se acerque a la persona para iniciar una sesión de caricias.

También hay que saber que a los felinos les gusta que los froten en los costados de las orejas, en la cabeza, el lomo y la columna vertebral. Sin embargo, se sienten muy incómodos si se les toca la panza o las patas.

Ahora, ¿qué representan estos gestos para ellos? Los suaves movimientos sobre su lomo los devuelven a su etapa de lactantes, cuando su mamá los lamía para protegerlos. Asimismo, evoca en ellos alimento y bienestar, dos cuestiones que experimentaban bajo el abrigo de su mamá.

Para que la experiencia sea satisfactoria tanto para la mascota como para el dueño, es importante darle una alimentación adecuada que cuide su piel. La opción de RAZA con plus de proteínas y omegas 3 & 6, más algunas vitaminas y minerales específicos como la biotina, el selenio y el zinc, ayudan a mantener una piel elástica y un pelaje brillante y sedoso.

En cuanto a los humanos, convivir con un gato e interactuar con él también tiene varios efectos positivos. Entre ellos, consolida el buen humor y el carácter, beneficia la salud cardíaca y templa la tensión arterial y amortigua la sensación de soledad. Básicamente, tocarlo y acariciarlo sólo unos minutos al día lleva a que se mejore el estado de ánimo y se reduzca el estrés.

Claves para entender el comportamiento del gato

Claramente hay cuestiones que lo estresan y básicamente tienen que ver con los cambios que pueden ocurrir en el escenario donde vive.

Cuando el gato se sienta amenazado es probable que manifieste su descontento con ataques a las personas y a otras mascotas, con arañazos o mordeduras, incluso pueden ser autolesiones, lo cual debe alertar para hacer una consulta al veterinario. Otro aspecto puede ser la pérdida del apetito o un trastorno alimentario que se refleja en la poca o nula disposición a comer. O un eventual atracón, que luego deriva en un vómito.

Si sienten que han perdido su territorio, entonces tendrán la necesidad de volver a marcarlo, por eso, es probable que orinen fuera de la caja o rasguñen parte de la casa.

Sin dudas, cuando algunos de estos signos aparecen es hora de acudir al veterinario para que pueda diagnosticar y recomendar el camino adecuado a seguir para que la mascota vuelva a estar a gusto y feliz.

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Más de Tendencias