Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/256987

Google recuerda en su Doodle al Dr. Stamen Grigorov, el científico detrás del yogur

El buscador más famoso de Internet celebra el 142º cumpleaños del médico y microbiólogo búlgaro. 

 
Google celebra este martes con su Doodle el 142º cumpleaños del médico y microbiólogo búlgaro, el Dr. Stamen Grigorov, primer científico en descubrir la bacteria esencial para la fermentación del yogur. 

Stamen Grigorov nació un día como hoy pero en 1878 en el pueblo de Studen Izvor, ubicado en la región de Trun en el oeste de Bulgaria. Apasionado de la ciencia desde muy joven, obtuvo un doctorado en la Universidad Médica de Ginebra, Suiza. Después de su boda en 1904, Grigorov regresó a la universidad para trabajar como asistente de investigación.

Como recordatorio de su hogar, la esposa de Grigorov le regaló algunos alimentos básicos de la cocina búlgara, incluido el yogur. Intrigado por los supuestos beneficios para la salud del yogur, Grigorov decidió inspeccionarlo con un microscopio. Después de miles de experimentos, en 1905 finalmente encontró lo que estaba buscando: el microorganismo en forma de varilla que causa la fermentación del yogur. Posteriormente, la bacteria pasó a llamarse Lactobacillus bulgaricus en honor al país de origen de Grigorov.

También contribuyó al desarrollo de la primera vacuna contra la tuberculosis del mundo
Ese mismo año, Grigorov asumió el cargo de médico jefe en un hospital local en su ciudad natal de Trun. 

En 1912 se inicia para Bulgaria un largo período de guerras sucesivas. El doctor Grigorov se marchó al frente donde atendió a miles de soldados y civiles heridos o enfermos de cólera. A falta de medicamentos adecuados y adelantándose algo al microbiólogo inglés, Alexander Fleming, descubridor de la penicilina, consiguió aliviar el estado de sus pacientes, incluso la cura a algunos de ellos, dándoles de comer pan enmohecido, cubierto del hongo de la penicilina.

 
Grigorov fue condecorado con una Cruz de Valentía y la Cruz Roja de Oro. Finalmente trabajó en un hospital de Milán, en Italia, donde se dedicó al tratamiento de la tuberculosis.

Finalmente falleció en Bulgaria en 1945. En honor al legado de Grigorov, su pueblo natal de Studen Izvor alberga hoy uno de los únicos museos de yogur del mundo.

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Más de Cultura