Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/256709

Conocé a Lucas Bravo, el modelo y galán francés de la serie “Emily in Paris“

Tiene 32 años, trabajó para Chanel y probó su suerte como actor en esta exitosa producción.

A menos de una semana de su estreno oficial, la serie Emily in Paris  es todo un fenómeno mediático. Protagonizada por la actriz británica-estadounidense Lily Collins, hija del cantante Phil Collins y el galán francés Lucas Bravo, ilustra la historia de una ejecutiva de marketing (Lily) que es enviada a París luego de que su jefa (Kate Walsh) se entera de que está embarazada y desiste del puesto.

Ya instalada en la capital francesa, la joven se enfrenta con choques culturales de todo tipo, forja nuevas relaciones personales y emprende un gran cambio profesional. Pero es su nuevo vecino Gabriel (Lucas Bravo) quien genera un mayor impacto en su estadía: primero como su traductor designado y luego como integrante de un complicado triángulo amoroso con ella y su novia Camille (Camille Razat).

De 32 años y 1,86 metros de altura, Lucas Bravo interpreta el papel de un joven y atractivo cocinero que cocina a la recién llegada Emily con su amabilidad e ironía. Pero sus habilidades en el mundo de la gastronomía no son del todo ficticias: antes de convertirse en actor, trabajó como ayudante de cocina en un local de comidas. “Hace unos años trabajé en un restaurante. Entonces, cuando recibí el guión de esta serie, pensé: ‘Wow, esto es definitivamente para mí, definitivamente voy a usar mis habilidades’. Y entonces me hicieron cocinar las tortillas que hice para Emily durante el programa”, contó en una entrevista.

Además de carrera actoral, tiene un contrato con una importante agencia de modelos francesa, Viva Model Management, que le abrió puertas alternativas dentro de la industria de la moda. Entre sus proyectos más destacados, cabe mencionar su aparición en una exclusiva campaña de la maison  Chanel hace un tiempo.

Emily in Paris fue creada por Darren Star, el magnate cinematográfico que garantizó el éxito vitalicio de Sex and the City: su especialidad es producir historias de mujeres que anhelan encarnar personajes masculinos. Respecto a ello, Bravo comentó: “Crecí viendo Sex and the City. Cuando me enteré de que iban a hacer un programa de Darren acá pensé que era una gran oportunidad para los actores locales y además me sentí orgulloso de que mi ciudad fuera a recibir semejante producción. La paleta con la que trabaja Star es siempre colorida, refinada y sexual y me daba mucha curiosidad la mezcla que resultaría agregando París a esa receta”.

Tal como sus series precedentes, cuenta con una marcada influencia fashionista  en cada uno de los diez capítulos, específicamente en lo relativo al guardarropa de Emily y Gabriel. El galán del momento posee un estilo refinado y sexy, con una añadidura de misterio que conquista a cualquier espectadora. Sus looks fusionan elegancia y osadía, sensualidad y formalidad: y nosotros no podemos esperar para ver la segunda temporada.

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Más de Series