Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/256640
Por Mauricio Baccelliere

“FIFA 21”: Primeras impresiones del nuevo título de la franquicia de fútbol más exitosa

Esta semana sale el nuevo juego de EA Sports y se despide de la actual generación de consolas con una edición con algunos cambios notorios.

No caben dudas, nunca es fácil para EA Sports lanzar un juego que genera tantas expectativas como es FIFA, y mucho menos en un año donde se viene un cambio generacional de consolas. Sin embargo, la empresa de Vancouver, Canadá, logra gambetear estos posibles inconvenientes sumando nuevo contenido, mejorando el gameplay, innovando con Volta y, como siempre, maquillando un poco el modo Ultimate Team.

Con bombos y platillos, FIFA 21 viene anunciando su llegada al mercado hace ya semanas. Con los típicos trailers que adelantan cinemáticas, nuevas gráficas encabezadas por el jugador francés Kylian Mbappé y una banda sonora llena de artistas que brindaron shows especiales para incrementar el hype, por fin, esta semana, el Fifa 21 ya sale al mercado. Sin embargo, toda esta parafernalia queda de lado a la hora de poner manos en el juego.

En primera instancia, todo se siente muy parecido a FIFA 20. No obstante, las diferencias existen. El primer punto fuerte reconocible pasa por el sistema de choques, el cual se nota trabajado. A diferencia de la edición anterior, los jugadores no se desploman de una manera absurda cuando, por ejemplo, buscan el rebote después de un tiro. Los pases, por su parte, se sienten más fluidos y con una mejor predisposición de sensibilidad a la hora de tener que rebotar la pelota.

El punto interesante del gameplay pasa por cómo se trabajó la velocidad de los jugadores. A la hora de buscar desbordar y ganarle al adversario en el sprint, el título se siente lento. Esto no es algo para nada negativo, dado que las mejoras físicas de los choques, se genera un factor que da realismo. Pese a que, por ejemplo, Mbappé, es mucho más rápido que un central pesado, este podrá utilizar bien el cuerpo y tratar de solventar esa diferencia en el correr. Esta, tal vez, fue una de las falencias de los títulos anteriores, donde el jugador veloz marcaba claras diferencias.

Otro ítem a destacar es la renovación que se hizo con los centros, algo criticado en FIFA 20. Para esta ocasión, EA permite un abanico de posibilidades amplio e intuitivo, ofreciendo al usuario direccionar de una manera menos asistida que en otras oportunidades. La inteligencia artificial, por su parte, comienza a tomar color. Al jugar contra la CPU en los niveles de dificultad altos, se puede apreciar la intención de realizar jugadas elaboradas, utilizando circuitos de juego interesantes. Esto, sin dudas, es un gran punto, dado que en entregas anteriores la IA podía ser bastante monótona.

Dentro del mundo de Ultimate Team, FIFA 21 mantiene su ritmo. Uno de los factores importantes, capaz de lograr generar fluidez a la hora de jugar es que ahora los futbolistas no se cansan. Por lo tanto, se eliminaron las cartas de forma física y la necesidad de crear tantas variantes en el equipo para ir rotando, en caso de que sea necesario. Esto da un dinamismo muy bueno, que venía siendo pedido por la comunidad de usuarios hace ya tiempo.

La personalización amplía sus límites en FUT. En esta oportunidad, los jugadores podrán personalizar su estadio de una manera más integra. El usuario podrá optar no solo por el campo en el que juegue, sino que además tendrá la opción de modificar los colores, tanto de base de como de asientos, el sonido ambiente y los tifos, que ya se conocían. Otro punto que se expande es el modo cooperativo, el cual ahora da el presente en Rivals y Squad Battles.

Tal vez, el punto negativo sucede en un campo donde en los últimos años FIFA aventajó a PES fue en las interfaces de juego, las cuales eran intuitivas, claras y concisas. En esta ocasión, sin embargo, pueden ser un poco tediosas, como se puede ver reflejado el modo Ultimate Team. En este, por ejemplo, se debe mantener el stick para abajo o para arriba en caso de querer ir a la plantilla. Pese a que los cambios son pocos, respecto a la edición anterior, se siente un poco más pesado y menos directo.

 
Pese a que es difícil hablar de Volta sin sumergirse en su historia y las grandes posibilidades de personalización que este ofrece, sin dudas es un gran beneficiado por los cambios en el gameplay. Que los pases sean más fluidos, que la inteligencia artificial se acomode mejor y que el usuario tenga la oportunidad de controlar a los jugadores que no tiene seleccionados, hacen a este modo frenético, dinámico y entretenido.

Por su parte, el modo carrera, propone una experiencia amplia. Este formato busca acercarse a lo que entrega un título como es el Football Manager, dado que ofrece distintas mecánicas de entrenamiento, un mercado de transferencias más real y la posibilidad de disfrutar los partidos en 2D. Pese a aún estar muy lejos de lo que lo brinda FM, es un buen añadido dentro de FIFA 21.

Cabe destacar que FIFA 21 es un título DUAL, algo que sin dudas se valorará a la hora de adquirirlo. Los jugadores que compren una copia digital del juego podrán actualizar a la próxima generación de consolas sin ningún inconveniente. Esto también repercutirá en el Ultimate Team, ya que el club del usuario se actualizará automáticamente.

Sin dudas, las primeras sensaciones que deja FIFA 21 son buenas. Pese a que los cambios no son bruscos, la experiencia del gameplay hace que se trate de un juego nuevo, que se siente fresco a la hora de trasladar la pelota de punta a punta, chocar a un rival o al querer meter un buen centro. Los esfuerzos de EA también se reflejan en el aspecto visual, Volta y modo Carrera, cosas que hacen de la entrega una buena adquisición.

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Más de Tecnología