Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/255631

Netflix impuso un cambio en su servicio que indigna a cineastas y actores pero fue apoyado por el público

Se puede acelerar o ralentizar la reproducción a criterio del espectador. Funciona en dispositivos móviles con Android, y se prueba en iOS y computadoras, pero no se estudia por ahora para televisores

Netflix ya instaló, para quienes hacen streaming en dispositivos móviles con Android (y comenzó a probarlo en los que usan iOS y en la web, aunque no en televisores), una función que permite acelerar o ralentizar las series y películas que se ofrecen en su plataforma. Así el atracón de series se perfecciona: si la ansiedad es insostenible, se puede ver un capítulo tras otro a una velocidad de 1,25x o de 1,50x. También sirve para estirar el final de una historia muy querida, mirándola a una velocidad de 0,75x o incluso de 0,50x. Por último, este nuevo recurso sirve además para irritar a los cineastas y productores, que se han quejado en las redes sociales desde que se anunció el proyecto, en 2019.

Judd Apatow, el guionista, productor y director de Girls, The King of Staten Island y The 40-Year-Old Virgin, entre muchos títulos populares, se manifestó en aquel momento contra la manipulación de las secuencias que los cineastas se ocupan de organizar en el tiempo con mucho cuidado.

“No, Netflix, no. No me hagas llamar a cada director y creador de programa sobre la Tierra para enfrentarte en esto”, tuiteó. “Ahórrame el tiempo. Voy a ganar, pero me va a llevar una tonelada de tiempo. No te metas con nuestro ritmo. Te damos cosas lindas. Déjalas como tuvimos la intención de que fueran vistas”. Lo apoyaron actores como Aaron Paul (Breaking Bad) y cineastas como Brad Bird (The Incredibles).

No obstante, en su blog la plataforma argumentó el 31 de julio, un día antes de que la novedad comenzara a estar disponible en varios países:

“Funciones como omitir la introducción, reproducir el siguiente episodio y variar las velocidades de reproducción puede afectar la sensibilidad de la comunidad creativa, por lo cual siempre tenemos cuidado de probarlas primero y escuchar atentamente las opiniones”. Y aunque fueron negativas desde el sector artístico, que recordó que los distribuidores no pueden cambiar el modo en que se presentan los contenidos, el público se manifestó a favor.

El comunicado de Netflix completó: “Hemos decidido seguir adelante por varias razones. Hace años que existen funciones similares en los reproductores de DVD y DVR, y nuestros suscriptores la han solicitado mucho. Lo más importante de todo es que nuestras pruebas demuestran que los consumidores valoran la flexibilidad que esto ofrece, ya sea para volver a ver su escena favorita o para ralentizar porque miran con subtítulos o tienen dificultades de audición”.

El cambio de velocidad no se puede pre programar por default para un usuario: cada vez que un espectador quiera hacer uso de esta opción tendrá que elegirla, y determinar qué ritmo quiere. Una vez terminado un capítulo de serie o una película, cesa también la actividad de la opción, es decir que la siguiente que elija el mismo usuario estará a velocidad normal, o 1x.

Para hacer más precisa la reproducción en teléfonos, tabletas y portátiles con Android, y asegurar a los creadores que la calidad del contenido se respeta, la función incluye la corrección automática “del tono del audio, a más velocidad o a menos velocidad”, según la compañía dijo a The Verge. El vocero subrayó que en atención a los creadores también “hemos limitado el rango de velocidades de reproducción”.

Los artistas audiovisuales quieren que su trabajo se vea exactamente como lo editaron, recordó la publicación de tecnología. “Por eso Christopher Nolan se niega a estrenar sus películas en un espacio que no sea una sala de cine. Pero los métodos de distribución, que han cambiado en las últimas décadas, ya han perturbado la industria”. Desde el VHS, en efecto, el espectador tiene más control, empezando, por ejemplo, por la capacidad de poner pausa. La grabación digital ha permitido que se naturalice el cambio de velocidades.

Netflix señaló que la Asociación Nacional de Sordos (NAD) y la Federación Nacional de Ciegos (NFB) de los Estados Unidos elogiaron la nueva función. En el caso de las personas con problemas de audición, muchas prefieren leer los subtítulos a una velocidad más lenta, dijo Howard Ronseblum, director ejecutivo de la NAD. En el caso de la discapacidad visual, muchos de quienes la sufren comprenden el audio a una velocidad mayor que la que requieren las personas que ven bien, según un comunicado de NFB que firmó Everette Bacon.

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Las más vistas de la semana

Más de Tendencias