Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/254515

Estallido social en EE.UU: ¿puede Trump sacar el Ejército a las calles?

En una nueva jornada de movilizaciones tras el asesinato de George Floyd, el presidente norteamericano amenazó con “resolver rápidamente el problema” si las ciudades no controlan a sus ciudadanos ¿Qué dice el “acta de insurrección al respecto? 

Con el disparo de balas de goma y gases lacrimógenos por parte de las fuerzas de orden como ambiente de fondo, los algo más de seis minutos que duró el mensaje de Donald Trump desde la Casa Blanca tuvieron, como suele ocurrir, en la amenaza su principal componente. 

"Estoy movilizando todos los recursos federales, civiles y militares disponibles, para detener los disturbios y los saqueos, poner fin a la destrucción y el incendio provocado, y proteger los derechos de los estadounidenses respetuosos de la ley, incluidos sus derechos de la Segunda Enmienda", partió por señalar.

En esta línea y planteando un nuevo condicional, el republicano afirmó: "Si una ciudad o estado se niega a tomar las medidas necesarias para defender la vida y la propiedad de sus residentes, entonces desplegaré al ejército de los Estados Unidos y resolveré rápidamente el problema para ellos".

El día sábado y desde su cuenta de Twitter, el mandatario ya había advertido con esta misma idea: “¡Cruzar las líneas estatales para incitar a la violencia es un DELITO FEDERAL! Los gobernadores y alcaldes liberales deben ponerse MUCHO más duros o el Gobierno Federal intervendrá y hará lo que tenga que hacer, y eso incluye usar el poder ilimitado de nuestros militares y muchos arrestos. ¡Gracias!”

Además, en la antesala a su conferencia, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, había dejado abierta la posibilidad de que el presidente pudiera invocar el acto.

 
"La Ley de la Insurrección, es una de las herramientas disponibles, si el presidente decide perseguir eso, esa es su prerrogativa", comentó McEnany.

Lo cierto es que los gobernadores pueden solicitar que el gobierno federal envíe tropas en servicio para ayudar en casos de disturbios civiles. Sin embargo, de momento ningún representante ha tomado esta decisión, dejando esencialmente en la policía local y la Guardia Nacional este punto. 

Además, a partir de la denominada Ley Posse Comitatus sancionada en el año 1878, las tropas en servicio activo no pueden realizar tareas de control en el interior de sus territorio si son convocadas por los gobernadores. 

Distinta es la facultad y escenario en el caso del Presidente, quien podría invocar la Ley o Acta de Insurrección para desplegar tropas en servicio activo sin una solicitud de un gobernador. 

 
Sancionada el 3 de marzo de 1807 y con varias modificaciones, la legislación marca que “Es lícito que el Presidente de los Estados Unidos convoque a la milicia con el propósito de reprimir tal insurrección, o de hacer que las leyes sean debidamente ejecutadas, será legal para él emplear, para los mismos propósitos, tal parte de la tierra. o la fuerza naval de los Estados Unidos, según se considere necesario, habiendo observado primero todos los requisitos previos de la ley al respecto”. 

El acta en cuestión fue invocada por última vez en el año 1992 para sofocar los disturbios de Los Ángeles después de la absolución de cuatro policías blancos en la agresión a Rodney King. 

 

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Más de Mundo