Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/254264
Esteban Rafele para TN

Deuda: Martín Guzmán confirmó que las negociaciones seguirán y evitó adelantar si habrá default el viernes

En una videoconferencia con la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, el ministro reiteró la disposición a seguir conversando con acreedores.

El viernes 22 es el Día D. Si la Argentina no paga intereses de deuda por U$S503 millones que debió haber saldado el 22 de abril, se habrá cumplido el plazo de mora y el país quedará en default. Ese día, también, cierra la segunda etapa del canje de deuda, aunque las negociaciones entre el Gobierno y los acreedores aceleraron en los últimos días. El ministro Martín Guzmán confirmó este martes que las tratativas para alcanzar un acuerdo continuarán más allá de ese plazo.

"Hay una gran posibilidad de que ese deadline se extienda", dijo Guzmán en una videoconferencia con la Cámara de Comercio de los Estados Unidos (US Chamber), la entidad que agrupa a las grandes empresas de distintos rubros de ese país y con intereses en la Argentina y en el mundo.

"Las negociaciones continúan. Estamos muy comprometidos con encontrar una solución sostenible. Así es que esto continuará. Y cuanto más pronto (se llegue a un acuerdo) mejor", agregó.

Ante preguntas por escrito de TN.com.ar y La Nación, Guzmán evitó responder si el país depositará este viernes los U$S503 millones que debe saldar para evitar el default.

Fuentes del Ministerio de Economía indicaron a TN.com.ar que, hasta este martes a la tarde, la postura era no pagar. En el Gobierno se desdramatiza el default en este contexto de negociaciones sostenidas. Lo calificaron como "un default de baja intensidad", porque lo importante es que las negociaciones con los tres grupos de acreedores principales continúan.

Economía ofreció a los tenedores de bonos por U$S67.000 millones una reestructuración que implica obtener tres años de gracia sin pagos ni amortizaciones de interés, una quita de intereses del 62%, hasta lograr una tasa de interés promedio del 2,3%, y una quita de capital del 5,4%. Guzmán dijo que puede negociar esas tres variables (periodo de gracia, recorte de intereses y quita de capital) siempre que las tratativas sean dentro del análisis de sostenibilidad de deuda del FMI, que sugirió dar a la Argentina un "alivio sustancial" de sus compromisos para la próxima década.

Una propuesta de un grupo de tenedores de bonos del canje, que ya pasaron por una reestructuración en 2005 y 2010, incluyó un nuevo cupón del PBI, por el que la Argentina pagaría más si crece más rápido. Claro que estos acreedores también pidieron reducir drásticamente el periodo de gracia y exigieron recibir pagos ya en noviembre de 2020.

Al respecto la US Chamber y la Amcham, la cámara de comercio de los Estados Unidos en la Argentina, respaldaron las negociaciones y pidieron una solución "justa".

"Esperamos una negociación bien balanceada que permita a la Argentina desarrollarse. Damos nuestro fuerte apoyo a este proceso. Una solución justa es necesaria", dijo Alejandro Díaz, CEO de Amcham.

El gasto en pesos

Los inversores estadounidenses también quisieron saber qué piensa Guzmán de la cuantiosa emisión monetaria con la que la Argentina intenta contener los efectos de la cuarentena en la economía. "Planeamos tener el déficit fiscal bajo control", dijo el ministro. "Parte de la liquidez (que inyecta el Banco Central) va a esterilizarse" cuando la economía vuelva a tener cierta normalidad", agregó.

El ministro indicó que el Gobierno busca desarrollar un mercado de deuda en pesos, pero admitió que llevará un tiempo.

Esa emisión de dinero para financiar gasto público es vista por los analistas como el causal de la disparada de los tipos de cambio alternativos: el blue y el "contado con liqui". En el Gobierno lo admiten y buscan restringir la operatoria de los dólares bursátiles mediante prohibiciones a las empresas y personas que reciban algún tipo de ayuda para enfrentar la crisis del coronavirus.

Guzmán, en su presentación, reiteró que la negociación de la deuda es fundamental para devolver al país la estabilidad financiera y macroeconómica. Esa estabilidad es necesaria para generar "un proceso inclusivo de desarrollo económico" que genere empleos. También mencionó algo que siempre quieren escuchar los empresarios: "El país tiene que ser competitivo y estar mejor integrado en la economía global. La Argentina debe incrementar sus niveles de productividad".

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Más de Economía