Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/254095

Fortnite dejará de ser un juego de supervivencia: la mutación de un producto inquieto

El título de Epic Games se consolida como un escenario virtual que reúne a estrellas del espectáculo con la audiencia. ¿Los jugadores se convierten en espectadores? En tiempos de aislamiento social, ¿los shows musicales deberán volcarse al mundo virtual?

Fortnite tiene 350 millones de usuarios registrados, según datos recientemente divulgados por el estudio que desarrolla el juego. Aunque odiosas, algunas comparaciones son gráficas: Netflix, otro producto digital de gran alcance, tiene casi la mitad de suscriptores: poco más de 165 millones. Otro dato para cotejar: el volumen de usuarios de battle royale multiplica casi por 8 la cantidad de habitantes de nuestro país.

Fortnite: Battle Royale  nació en 2017 como un juego de supervivencia y todavía lo encasillamos en esa categoría, sin errar el tiro. Sin embargo, el producto inició una mutación que ahora se consolida: dejará de ser un título de disparos o, al menos, ya no será únicamente eso. ¿Los millones de fans de la entrega gamer deberían lamentarse? ¿El juego dejará de ser un juego? No es para tanto: más que barrer con la jubabilidad tradicional, Fortnite inició un proceso de diversificación.

Abriendo el espectro

Las mentes de Epic Games, la empresa que creó Fortnite, son astutas. Es cierto que su gallina de los huevos de oro avanza en una línea ascendente: desde marzo de 2019 hasta la fecha sumó 100 millones de nuevos registros. Además reveló que solamente durante abril de este año se jugaron más de 3.200 millones de horas.

Más: el videogame fue el que más dinero recaudó tanto en 2018 como en 2019. En este punto hay que recordar que si bien se descarga gratis (en PC, consolas y móviles) incluye microtransacciones durante la aventura. Los jugadores invierten plata en nuevos trajes, armas y pasos de baile, entre otros accesorios que se consiguen en ese universo virtual.

No obstante, son conscientes de que el viento de cola podría dejar de soplar. Más allá de la fría estadística, algunos jugadores emblemáticos (profesionales, reconocidos en el mundillo del battle royale) manifestaron desencanto por las pocas novedades en el juego. ¿Fortnite (su propuesta lúdica) se estancó, más allá de los nuevos mapas, temporadas y capítulos?

A ese panorama se suma la creciente competencia. Estudios de renombre lanzaron sus propios juegos de supervivencia para tomar una porción de la torta. Por mencionar dos casos emblemáticos, Electronic Arts lo hizo con Apex Legends, y Activision presentó Call of Duty: Warzone, una versión de la clásica saga que se adapta al género de moda. En el listado de rivales también aparece Valorant, una nueva propuesta creada por Riot Games que busca destronar al videojuego que hoy lidera los rankings.

Así, Epic Games comienza a aplicar en su exitoso producto una estrategia habitual en el mundo de los negocios: la diversificación. Astutamente, lo hace antes de que las estadísticas muestren un bajón.

Fortnite: el nuevo escenario

El viernes pasado el juego fue sede de un festival de música con Steve Aoki, deadmau5 y Dillon Francis. Una semana atrás, hicieron lo propio DJ Diplo, miembro de Major Lazer, y el joven cantante Jordan Fischer. Todos ellos son los músicos que abrieron las puertas del “Party Royale”, el nombre que Epic Games le puso a su movida de diversificación.

Tal como contamos en esta nota de TN Tecno, aquel es un espacio inusual dentro de Fortnite: Battle Royale porque no hay armas, ni la necesidad de sobrevivir al ataque de enemigos. En concreto, es una nueva zona dentro del juego, con una propuesta más distendida, espacios de encuentro social, desafíos no violentos como carreras de autos, pistas de baile y también escenarios para shows.

“Es un espacio experimental y en evolución”, definieron desde la empresa que conduce los destinos del popular juego. Todo indica que la intensión es separar las aguas: por un lado luchar por la vida (en el juego), y en otra parte celebrar reuniones y eventos.

En este recorrido hay un mojón insoslayable: la gira “Astronomical” de Travis Scott dentro del battle royale. Antes de la disponibilidad del “Party Royale”, el rapero estadounidense ofreció cinco shows en el juego que ¡reunieron a más de 28 millones de jugadores-espectadores!

Un antecedente nos remonta a 2019, cuando el excéntrico DJ Marshmello inauguró los espectáculos musicales dentro de Fortnite, en ese caso convocando a 10 millones de almas.

La virtualidad en tiempos de pandemia

350 millones de jugadores y 28 millones de espectadores (en vivo) en un show musical son cifras que la industria del entretenimiento no puede ignorar. ¿Fortnite se convertirá en el nuevo gran escenario para la música?

Ahora que la pandemia relega hasta nuevo aviso las grandes concentraciones de personas (¿cuándo, sino con una vacuna disponible, volverán a celebrarse los recitales en teatros y estadios?) las transmisiones vía streaming muestran su potencial. El juego de Epic Games no será el único espacio, aunque sí se consolida como uno relevante.

¿Dejará de lado su tradicional propuesta de supervivencia? Es difícil que ocurra: aquella es su esencia y no hay que olvidar la visibilidad que el año pasado tuvo la competencia mundial celebrada en Nueva York, en 2020 suspendida por razones de público conocimiento. Sin embargo, ¿veremos a nuevos usuarios en Fortnite que jamás disparen un arma, y sólo se registren en el juego para asistir a los recitales en el “Party Royale”?

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Más de Tecnología