Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/254092
Cecilia Absatz para TN

Hollywood, secretos revelados

Las tribulaciones de los jóvenes que aspiran a entrar en el mundo del cine y algunos asuntos privados de los poderosos.

Ryan Murphy es uno de los realizadores más activos y exitosos de la televisión actual, con productos como GleePose y American Horror Story solo por nombrar algunos. Su estreno más reciente es Hollywood, una serie de siete episodios que transcurre en la década del 40, en la ciudad del título y en una época privilegiada del cine estadounidense, todavía en el sistema de los grandes estudios. La serie cuenta la historia de varios jóvenes en busca de un lugar en la industria, como actores, guionistas o directores: todos principiantes.

Hay algo peculiar en esta producción: tiene el clima luminoso y optimista de una comedia, pero cuenta una historia por momentos sórdida sobre los mecanismos que operaban en la época para lograr los objetivos deseados. Buena parte de la historia se basa sobre hechos reales: una red de prostitución para clientes acaudalados –hombres y mujeres- operaba en una gasolinera, donde trabajaban jóvenes aspirantes a actores y guionistas.

Uno de ellos, presuntamente, era quien llegó a ser Rock Hudson (Jake Picking). El poderoso agente que lo convirtió en la estrella que todos conocimos, Henry Willson (Jim Parsons), también existió en la realidad. Lo mismo que George Cukor, Vivien Leigh, Tallulah Bankhead y muchos más.

La serie muestra el comercio sexual al parecer inevitable para ingresar en la industria y no deja de señalar la orientación sexual de muchas figuras relevantes en una época en que la homosexualidad podía destruir una carrera e incluso era considerada un delito.

Por otra parte se ocupa también de la discriminación racial imperante, que solo daba papeles de sirvientas a las actrices negras y de esclavas a las chinas como Anna May Wong (Michelle Krusiec). Murphy incluye la humillante escena en que Hattie McDaniel (Queen Latifah), la primera actriz negra en ganar un Oscar por su participación en el reparto de Lo que el viento se llevó, no pudo entrar en el salón de la fiesta. En realidad McDaniel estuvo presente en la gala pero no junto al productor, David O. Selznic, sino en una de las mesas del fondo.

Es una serie rara: atractiva porque el mundo del cine siempre es mágico y misterioso; por momentos patética en algunas escenas incómodas; inquietante por el uso de los nombres reales de la gente de la industria, y sorprendente por su final, que no sería prudente adelantar acá.

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Más de Series