Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/252361

Sex Education y su controversial estética ochentosa que fascina a los millenials

La nueva serie favorita de los jóvenes cuenta con un vestuario que se ha coronado como una sólida fuente de inspiración.

Sex Education es un programa británico de comedia y drama creado por Laurie Nunn, cuyo carácter explícito y falta de censura fascina a su público adolescente y millenial. Su objetivo desde un principio ha sido la exploración de temas calificados como “tabú” y la consecuente ruptura y/o flexibilización de estándares universalmente rígidos.

Tal normalización la ha convertido en un éxito internacional, además de su talentoso elenco y controversial vestuario. Si bien la historia se desarrolla en la actualidad, la estética predominante posee un carácter ochentoso indiscutible, dando lugar a paradojas en el encasillamiento de la serie. Sin embargo, la confusión y el debate, revelan los productores, forman parte intrínseca de un plan premeditado: su intención es honrar a las famosas películas de los 80, incorporando elementos actuales como lo son la tecnología y el relativismo.

Ver esta publicación en Instagram
 

10/10 would sit with them at lunch

Una publicación compartida de Sex Education (@sexeducation) el 18 Ene, 2020 a las 12:38 PST

En cuanto a los personajes, cada uno posee un estilo propio, siendo la inspiración vintage el rasgo común a todos ellos. Una fuerte impronta de color tiñe sus vestuarios, cuya extravagancia cautiva a un público que añora identificación.

Otis (Asas Butterfield) es el protagonista de la tira, cuyo título se basa en su rol adquirido de terapeuta sexual para con sus amigos y compañeros del secundario. Su estilo puede reducirse a unas pocas prendas fetiches que luce en la mayoría de los capítulos: camisetas y poleras a rayas, chaquetas bomber y pantalones caqui en colores básicos. La osadía en materia de moda no es uno de sus rasgos más distintivos.

Otro de los personajes más elogiados es Eric (Ncuti Gatwa) un adolescente afroamericano homosexual que rebosa confianza en sí mismo y traslada esa actitud descarada a su guardarropas. Suele presumir conjuntos llamativos y extravagantes, y no teme arriesgarse si de estilo se trata: camisas de estampas coloridas, trajes sastreros brillantes, Mix&Match, accesorios interculturales, y maquillajes estridentes son algunos de sus atrevimientos más frecuentes que lo convirtieron en uno de los favoritos mediáticamente.

Maece (Emma Mackey) es la protagonista femenina más ruda de la serie. Es independiente, libre y se muestra indiferente a la opinión ajena en toda circunstancia. Su fortaleza le permite lidiar con una serie de adversidades externas que afectan su cotidianeidad, y su forma de vestir hace las veces de escudo protector y espejo reflector de una personalidad inigualable. Es gótico, punk, y el negro es su color estrella, contrastante a su vez con su cabello rosado y platinado.

Pocos meses atrás, la actriz se decantó por un radical cambio de look que revolucionó a sus seguidores en minutos: tiñó su melena de morocho, dejando atrás el estridente color que tanto la identificaba. Compartió la noticia en sus redes, mostrando su lado más clásico y elegante y contrastando fervientemente la esencia de su personaje.

Ver esta publicación en Instagram
 

💙 @vanityfairfrance

Una publicación compartida de Emma Mackey (@emmatmackey) el 24 Nov, 2019 a las 9:09 PST

Finalmente, una de las protagonistas más fashionistas es Gillian Anderson, quien interpreta a la madre de Otis. Cada red carpet constituye una oportunidad para desplegar su talento en materia de moda, llevándose todos los flashes por su intrínseca sofisticación. Su última gran aparición tuvo lugar en los Premios Bafta 2020, donde lució un espectacular vestido negro con escote palabra de honor. Lo combinó con unos zapatos de tacón rojos satinados y un colgante minimalista de diamantes.

Sin embargo, su estilismo más osado hasta el momento lo llevó en la exclusiva premiere de la segunda temporada de la serie en cuestión. Se trataba de un vestido dorado de pailletes, ceñido sutilmente en la cintura, cuyas mangas abullonadas le daban un aire romántico indiscutible. Complementó el vestuario con un clutch a tono, también brillante.

Sus colegas, por otro lado, apostaron por looks menos llamativos, pero definitivamente acertados. Asa Butterfield llevó un traje cuadriculado en gris y negro, que combinó con zapatillas deportivas; Emma Mackey se decantó por un minivestido anaranjado con mangas XL; y Ncuti Gatwa, lució un traje de corderoy color grisáceo, también con sneakers.

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Las más vistas de la semana

Más de