Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/252037

Los 6 errores que cometés a la hora de hacer dieta

Resulta que el problema no es el lunes, el sábado o el domingo. El problema es "el todo". ¿Qué es lo que estás haciendo mal?

Muchos comienzan dietas buscando soluciones mágicas con el menor esfuerzo. Hay que saber que para que la dieta genere un efecto positivo hay que respetarla. No importa la hora, el día ni el lugar. La temporada o los incentivos de terceros.

No pienses por qué no bajás. Pensá en qué hacés mal”, explica el licenciado en nutrición Ariel Pokard (M.N. 8346), especialista en deportes. Cometemos muchos errores a la hora de respetar un plan nutricional y eso se ve reflejado en los resultados.

Pokard elaboró seis puntos en los cuales hay que reparar si creés que la dieta no está funcionando, previa aclaración que es fundamental la visita a un nutricionista para que te organice un plan alimentario acorde a tus objetivos.

1. Picoteo invisible: evitá esas mini comidas que no las contás, pero que al final de la semana suman. A veces el hambre llega en momentos que no debería, y pese a que venís respetando las comidas como se debe tené cuidado al pasar por la heladera o la alacena, lo que vos creés que es un picoteo, después se acumula y terminará perjudicando la dieta.

2. Basta de excusas: son un mecanismo de defensa que tenemos para hacer las cosas como no debemos. Estas nos aceptan ver lo que hacemos mal como algo cotidiano y no nos ayudan a cambiar. Naturalizamos hechos en vez de enfrentarlos.

3. Evitá los postres: son una tentación, lo sabemos. Pero no son completamente necesarios. Podemos vivir sin ellos. ¿Por qué comer después de comer? ¿Tenés ansiedad? Lee, bailá, cantá, meditá o lo que quieras, pero no comas postres.

4. Suprimir comidas: Hay que respetar las ingestas en sus horarios habituales. Saltearlas lo que hace es que llegues con más hambre a la próxima y comas de más. La clave es que no llegues alterado a la mesa y termines comiendo cantidades que no deberías.

5. Pesarse todos los días: hacer esto siempre genera mayor estrés y ansiedad ya que nuestro peso varía para más o para menos según el día. Quizás venís siguiendo todo al pie de la letra, te pesás, y como no ves cambios significativos a la brevedad, te desmotivás.

6. El peligro de los fines de semana: esos días de la semana también engordan. Podés darte gustos, pero cuantificados. Elegí el lugar y el momento. No tiene sentido que en la semana te cuides estrictamente y en el fin de semana te descuides.

Ejemplo: comer helado no está mal, pero sí está mal si lo hacés con entrada, pizza y cerveza. Si consumís este postre una vez por semana tampoco está mal, todo depende de cada uno.

 
¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Más de Verano 2020