Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/251221

Alberto anuncia hoy su gabinete y se empiezan a definir las primeras medidas del nuevo gobierno

El reparto de cargos ministeriales reflejará el equilibrio de fuerzas dentro de la coalición peronista, con fuerte influencia del “cristinismo”. Hay expectativa por el perfil de la nueva conducción económica y por la posible irrupción de algún “tapado”.

¿Qué pasa?

El presidente electo dará a conocer esta tarde, a partir de las 18 horas, a los integrantes de lo que será su primer gabinete, a partir del próximo 10 de diciembre.

La conformación del equipo ministerial que acompañará al nuevo presidente tuvo idas y vueltas desde el último 27 de octubre. Algunos entraron y luego salieron de la nómina y otros, que no eran tenidos en cuenta, se posicionaron sorpresivamente durante las últimas horas.

La intervención de la vicepresidenta electa, Cristina Fernández de Kirchner, tras su arribo desde Cuba, fue concluyente para la estructura final que se difundirá esta tarde en Puerto Madero.

Lo que se sabe hasta ahora

Hasta el momento, Ginés Gonzalez García está expresamente confirmado como ministro de Salud y Marco Lavagna en el INNDEC. Se sabe, además, que Daniel Arroyo estará al frente de Desarrollo Social, un ministerio considerado clave en la estructura “albertista”, ya que deberá administrar subsidios y lanzar la anunciada tarjeta para la compra de alimentos.

Del mismo modo, es un hecho la designación de Felipe Solá como nuevo Canciller. En tanto, Agustín Rossi estará al frente de Defensa y habrá un lugar cruzado en los casilleros para Eduardo “Wado” De Pedro como ministro del Interior.

Las incógnitas

La gran incógnita, por el momento, es lo que pueda suceder con el ministerio de Economía, cargo para el cual se menciona a Martín Guzman (un tapado que escaló durante las últimas semanas) y a Mercedes Marcó del Pont (“cristinista” y ex titular del Banco Central). Durante las últimas horas también trascendió el nombre de Martín Abeles, director de la oficina de la CEPAL en Buenos Aires. Por otra parte, Matías Kulfas (un albertista puro, miembro del ascendente Grupo Callao) quedaría a cargo de Producción.

La segunda gran incógnita es si hoy también será finalmente develado el nombre de quien conducirá la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), una oficina en la cual los presidentes habitualmente sientan a un hombre de extrema confianza y cuyo destino fue objeto de innumerables versiones en las últimas jornadas. Se habla de una reestructuración, que contemplaría una división en varias áreas, aunque esta decisión podría quedar postergada para el año próximo.

El mandatario electo anticipó que el anuncio final de su gabinete, al margen de los nombres que ya trascendieron, puede contener alguna sorpresa. Y no se descarta que sea por el lado de la economía, un área de fundamental importancia para todo presidente, pero muy especialmente para él.

La economía, junto a la renegociación de la deuda, es la principal urgencia que Alberto Fernández avizora en el futuro inmediato. Su éxito (o su fracaso) económico determinará además el grado de su auténtico poder en el marco de la coalición gobernante.

Dicho de otro modo, la figura política del nuevo presidente crecerá a la par del crecimiento económico o se estancará con él. Ningún otro tema importa hoy tanto en el ranking de expectativas sociales. Por eso el factor gravitante que supone el nombre que se conocerá hoy para manejar el área.

El nuevo mapa del poder

Lo que es seguro es que este primer gabinete de Alberto representará el equilibro de fuerzas dentro del nuevo oficialismo, marcado por una alta influencia de la vicepresidenta electa, Cristina Fernández de Kirchner.

La ex presidenta, que ya controla personalmente el Senado nacional, tendría directa injerencia en las designaciones correspondientes a áreas estratégicas como Seguridad (¿Sabina Frederic?), Agricultura (¿Luis Basterra?), ANSES (¿Alejandro Vanoli?), PAMI (¿Luana Volnovich?) y Diversidad (¿Elizabeth Gómez Alcorta?).

Por otra parte, no se descarta que su opinión sea decisiva en la elección del nuevo Procurador del Tesoro, donde podría desembarcar Carlos Zannini.

Mientras tanto, Sergio Massa estaría recompensado con la designación de Mario Meoni como ministro de Transporte y en la de su esposa, Malena Galmarini, como posible titular de AYSA.

Tras el anuncio de su gabinete, Fernández brindará una conferencia de prensa, la primera desde que fue electo presidente de la nación.

Luego será el momento de empezar a redondear la letra chica de las primeras medidas, como un plan de “navidad feliz” para sectores populares y jubilados, inyección de efectivo en el bolsillo de la gente por medio de aumentos salariales consensuados entre gremios y empresarios, y créditos a tasa reducida, por debajo de la inflación. Además, el nuevo equipo económico tendrá a su cargo la redacción del presupuesto 2020, que será inmediatamente enviado al congreso para su rápida aprobación.

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Las más vistas de la semana

Más de Política