Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/250322

Julieta Prandi: "Mi casa se terminó de convertir en mi cárcel"

La modelo brindó una extensa entrevista donde brindó detalles de su situación actual, tras denunciar a su ex marido por violencia familiar.

En las últimas horas, Julieta Prandi cobró valor para contar el difícil momento que se encuentra atravesando. Separada de su marido Claudio Contardi, junto a quien estuvo en pareja por más de diez años y tuvo dos hijos, Mateo (8) y Rocco (4); dio a conocer los escalofriantes detalles de su presente.

La modelo ya no vive en su casa, sino que Contardi la obligó a abandonarla y a alquilarse un departamento para estar con sus hijos. 

Cansada de diversas situaciones, Prandi decidió poner un punto final, por lo que este jueves 17 de octubre, denunció a su ex marido por violencia familiar, ante el Juzgado de Familia Nº 3 de San Isidro.

"Hace más o menos una semana mi hijo Mateo me cuenta que hay una mujer viviendo en mi casa, en la casa que es mía y de mi ex, nuestra. Él se quedó en esa casa cuando me fui en febrero y esta mujer -Cynthia- resulta que vive ahí desde el mes de marzo. Es su pareja, pero a Mateo lo hacían decirme que era la niñera. Además, ella tiene una nena de doce años que comparte habitación con Mateo. Hay cuatro habitaciones en la casa, pueden tener un cuarto cada uno en el peor de los casos, pero los hacen compartir", sostuvo Prandi en una extensa entrevista con Infobae, quien remarcó que le preocupa que junten las camas y que al más pequeño lo hacen dormir en la cama matrimonial.

La modelo detalló en la denuncia que su marido la nombra con diversos calificativos ofensivos. "Mi ex se refiere a mi como 'la yegua', 'la putita' o 'la tilinga'. Y así hace que Mateo me llame. Cuando yo lo llamo por teléfono a mi hijo para tener comunicación con él, el padre está supervisando esas conversaciones, está delante de él. Le dice cuándo tiene que cortar, lo que tiene que decir, tiene prohibido decirme que me quiere o que me extraña", contó.

Sin embargo, uno de los puntos definitivos para realizar la denuncia fue la manipulación que Contardo ejerce sobre el pequeño Mateo. "Empezó a jugar este juego de hacer lo que siente que complace a su papá porque le tiene miedo. Después, en otro juego macabro, el padre le estaba enseñando que si algún día le tocara hablar con el juez, él tenía que decir que yo le pego. Me enteré de todo esto hace una semana más o menos, por eso hice la denuncia de violencia familiar", afirmó y detalló el miedo que el niño siente hacia su padre.

El juez declaró una medida perimetral, es decir que ni Prandi ni Contardi pueden acercarse a menos de cien metros uno del otro.

Cuando la modelo tomó la decisión de separarse comenzaron las amenazas, la manipulación. “Me voy a matar si terminamos”, le decía. Después ella tuvo que renunciar a su casa y mudarse.

"Él siempre fue una persona muy celosa, muy controladora, muy posesiva. No me dejaba actuar. Me llevaba y me traía, no me dejaba manejar, controlaba mis tiempos, controlaba mis horarios (...). En este sentido, añadió la frase que resumía su estado en esos momentos: "Mi casa se terminó de convertir en mi cárcel".

"'Ya estás vieja, vos qué vas a hacer sin mí... si no servís para nada', me gritaba. En el último tiempo, cuando discutíamos, me llegó a decir que si fuese un hombre, no me hubiese dejado un solo hueso sano. Y el último día yo desesperada le dije: 'Vos sos un hijo de puta y nunca me voy a olvidar lo que me dijiste', y él me respondió que yo no iba a cumplir más años, que iba a recibir una corona. Esa fue como la frase que terminó de aterrarme y que está en mi demanda de divorcio", contó entre más y más detalles verdaderamente estremecedores.

Fuente: Filo News

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Más de Sociedad

Contacto Urbano