De enero a agosto de 2019 son ya 148 niños que quedaron huérfanos. La gran mayoría de los asesinatos ocurrieron en manos de sus parejas, de sus ex parejas o miembros del círculo familiar.