Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/249696

En medio de la disparada del petróleo, el Gobierno busca mantener el congelamiento de la nafta pese al reclamo de las empresas

El salto de casi el 14% del precio internacional del petróleo renovó en las últimas horas la tensión entre el Gobierno y las empresas petroleras por el impacto que la cotización internacional del crudo tendrá en la actividad local, en un contexto de precios congelados y la advertencia de que se concrete la baja de equipos y suspensiones en Vaca Muerta.

El precio del crudo tipo Brent -de referencia para la industria petrolera local- registró este lunes un incremento en el mercado de Londres del 13,9% hasta alcanzar los US$ 68.60 por barril debido a los ataques con drones perpetrados el sábado sobre refinerías de Arabia Saudita, lo que ocasionó que el suministro global de petróleo se redujera un 5%.

La disparada del crudo profundiza las diferencias que mantienen el Gobierno y las empresas productoras por el congelamiento del crudo local y de los combustibles, ya que al tipo de cambio congelado en $ 49,50 por dólar se suma el efecto del precio de referencia Brent de US$ 59 por barril, dispuesto por los decretos 566 y 601.

Ante este panorama, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, afirmó que el aumento del precio del petróleo que se produjo este lunes "claramente es muy disruptivo" y anunció que el Gobierno decidió "ver cómo evoluciona" esta semana antes de tomar una resolución para equilibrar la situación.

Fuentes oficiales señalaron que no se pueden tomar medidas con la foto del día, sino que hay que esperar su evolución, aunque admitieron que para el Gobierno el congelamiento es una medida no deseada que se debió tomar como consecuencia de los desequilibrios económicos post PASO.

Por su parte, el Ejecutivo oficializó el compromiso de transferir un subsidio de $116,10 por barril de crudo para las empresas y provincias petroleras que abastecen al mercado local, a modo de compensación por el congelamiento de precios dispuesto en agosto pasado.

Una de las empresas petroleras afirmó que si la medida "apenas atenuaba" el perjuicio que estaban sufriendo las compañías hasta el viernes, en el nuevo contexto internacional "con un crudo que se disparó casi 10 dólares el aporte se diluyó".

Fuentes del sector también consideraron que "con esta diferencia creciente entre el precio del barril criollo y el crudo internacional sólo se va profundizar la baja de equipos suspensiones y despidos en Vaca Muerta", una declaración que no se atreven a dar con nombre y apellido pero con la que buscan motivar la revisión del congelamiento.

Otras fuentes, por el contrario, todavía apelan a posturas moderadas a la espera de que el Gobierno encuentre una salida al congelamiento, que lea la nueva coyuntura y busque una salida antes del plazo previsto de 90 días que vence a mediados de noviembre, lo que permitirá retomar señales positivas a los inversores pensando en la actividad de 2020.

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Más de Economía

Contacto Urbano