Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/246772

Día del Animal: por qué se celebra hoy, 29 de abril

El Día del Animal se conmemora todos los años, exactamente el 29 de abril. La fecha está vinculada con una ley impulsada en 1908 por Ignacio Albarracín.

Por qué

La celebración del Día del Animal en Argentina depende, casi exclusivamente, de la labor de Ignacio Albarracín. Fue presidente de la Sociedad Argentina de Protección de Animales (SAPA) y luchó por la defensa de sus derechos.

Ignacio Albarracín

Es considerado por muchos como el padre del proteccionismo de animales de Argentina. Entre otras cosas, porque fue promotor de la Ley Sarmiento (la primera para defender animales). En ese sentido, el 29 de abril de 1908 organizó una fiesta dedicada a ellos, “los indefensos”.

El primero en el mundo

En aquel 29 abril no se habló de otra cosa que de animales. Alrededor de 15 mil personas se congregaron en Buenos Aires para tal celebración. “Nuestro Día el Animal fue una creación completamente original y convirtió a la Argentina en el primer país del mundo en registrar esa celebración”, expuso la escritora Patricia Urich.

A eso, añadió: “Reconoce dos fuentes de inspiración. Una de ellas fue el Día del Pájaro que fue instaurado a fines del siglo XIX en algunas ciudades de los Estados Unidos por iniciativa de un maestro con el propósito de promover entre los niños el conocimiento y los buenos y los buenos sentimientos hacia los animales. El otro antecedente fue el Domingo del Alma (Animal Sunday), que comenzó a celebrarse en los templos protestantes ingleses a partir de 1905″.

Fiesta animal

Aquella primera fiesta de 1908 se llevó adelante en el Jardín Zoológico. Y el día tuvo que ver más que nada con una cuestión climática: Albarracín no quería que fuera en pleno invierno, para que los chicos pudieran disfrutar sin problemas.

Eligió el 29 de abril, pero la lluvia hizo que el primer Día del Animal se celebrara un 2 de mayo. de 1908. “Mi padre me contaba que mi abuelo era un luchador, que era muy honesto y muy desinteresado; cosas que aún sorprende. Nació en San Juan, era abogado y cuando llegó a Buenos Aires se acercó a (Domingo Faustino) Sarmiento, que era un familiar muy cercano, y entablaron una amistad muy cercana. Lo admiraba, eran muy unidos. Cuando asumió como presidente de la SAPA nunca más ejerció como abogado de las personas. Dejó la profesión y se dedicó solamente a ser defensor de los animales. O sea que ahí deviene toda la parte económica, digamos, porque su trabajo no era redituado sino todo lo contrario”, expuso a Infobae Sara Alabarracín, nieta de Ignacio.

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Más de Sociedad

Contacto Urbano