Pero no es la primera vez que Meghan no cumple los protocolos de la corona: ya fue llamada la atención por usar esmalte oscuro en sus uñas, cerrar ella misma la puerta del auto en el que viaja, tener opiniones propias sobre política y causas sociales, no usar medias y llevar vestidos con los hombros descubiertos y sombreros.