Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/245323

La historia de la argentina de diez años que brilla en las inferiores del Atlético Madrid: "Mi sueño es jugar en la Selección"

Camila Duaip Parrilli es defensora y es una de las capitanas de la cantera del "Colchonero", club en el que juega hace tres años. Su formación como futbolista, su deseo de vestir la camiseta celeste y blanca, y por qué su equipo revoluciona un torneo en el que compite ante conjuntos de varones.

Hace tres años y medio, la familia Duaip Parrilli hizo las valijas y dejó su casa en Escobar para mudarse a Madrid, España. El desarraigo suele traer dudas e incertidumbres pero, en este caso, abrió una gran oportunidad para la pequeña Camila, que por fin pudo cumplir su sueño de jugar al fútbol.

Antes de desembarcar en el Viejo Continente, cuando "Cami" tenía solo seis años, su mamá Natalia y su papá Horacio recorrieron decenas de escuelitas y espacios en Ciudad y provincia de Buenos Aires para que su hija pudiera jugar el deporte que tanto la apasiona. En todos lados recibían la misma respuesta: "Es muy chica, que vuelva cuando tenga 10 o 12 años".

Ya en Madrid, en el primer día de clases, Camila recibió una hoja con la oferta de materias extracurriculares. Su mirada se iluminó: entre las opciones estaba el fútbol mixto. No lo dudó y se anotó. "Fue su sueño hecho realidad para ella", recordó Horacio.

Durante todo segundo grado, la pequeña jugó en su escuela. Sin embargo, su deseo era ampliar el horizonte y pasar a un club. Justo por esos tiempos, el Atlético Madrid abrió las pruebas de la categoría más baja de su cantera (Benjamín de primera). Camila se presentó y, entre 50 nenas, quedó elegida. Así, a los ocho años, comenzó su historia en el elenco "Colchonero".

Actualmente, la pequeña transita su tercera temporada con la camiseta "Albirroja". Aunque su equipo (categoría Alevín de primera) está íntegramente compuesto por niñas, compite en una Liga en la que enfrenta a combinados de varones de su misma edad.

"Están haciendo historia", destacó el papá de Camila. Hace tres años, con la argentina en cancha, el Atlético Madrid terminó el torneo en la mitad de la tabla, cuando siempre salía último. En la siguiente temporada, igualaron en puntos con el primero, pero no pudieron ser campeonas debido a que habían perdido el partido ante el elenco que finalmente se consagró. En la actual competencia, las pequeñas "Colchoneras" son líderes con 12 victorias en la misma cantidad de partidos y, a falta de diez fechas, se encaminan hacia el título de su categoría.

Más allá de los resultados, que a esta edad son anecdóticos, Camila encontró en España una posibilidad concreta para desarrollarse como jugadora de fútbol y para aspirar con seriedad a competir el día de mañana en el más alto nivel.

La argentina se desempeña como defensora y se destaca por su polifuncionalidad. Aunque comenzó jugando como zaguera central, hoy se para en la cancha como lateral por la derecha.

"Es muy técnica, muy exigente con ella misma. Tiene mucha fuerza, va al choque y es aguerrida. Es puro corazón", la describió Horacio, quien también hizo hincapié en el valor que se le da en Europa a la formación física y técnica de las futbolistas desde muy temprana edad, algo de lo que aún no se tiene demasiada conciencia en la Argentina.

Camila entrena dos veces por semana (martes y jueves) en las instalaciones del Atlético Madrid. Concurre por la tarde, una vez que termina su jornada escolar. Además, de manera particular, los miércoles hace "tecnificación", que es una clase de intensificación en materia física y técnica. Todos los sábados disputa los partidos del torneo de su categoría.

El plantel eligió a la defensora -que aunque juega como lateral por la derecha usa la camiseta número tres- como una de las capitanas "por ser buena compañera". Eso le ha permitido a la argentina portar la cinta en su brazo durante varios partidos de la actual temporada. "Lo que más me gusta de ser parte de un equipo es poder conocer personas y compartir momentos. Es una sensación muy linda que las otras personas te quieran a vos y vos a ellas. Un equipo tiene muchas partes: vos sos una de ellas y te sentís orgullosa de estar. Todos se vuelven como una familia", le dijo "Cami" a Infobae.

Estar en una entidad de la magnitud del Atlético Madrid también conlleva responsabilidades. "El club tiene sus normas. Las chicas firman contratos anuales que se van renovando. La diferencia es que las mujeres abonan la cantera y los varones, no. Si Camila llega tarde a un entrenamiento o a un partido, debe pagar una multa que implica llevar frutas, jugos o una merienda para todo el equipo. Desde el club les exigen, además, que lleven el boletín. Si las chicas bajan sus notas, las citan y les brindan ayuda. Si repiten un año, directamente las expulsan. Las faltas repetitivas o el mal comportamiento también llevan a una salida", detalló el papá de Camila.

Pero no todo es férrea disciplina, también están los premios y el reconocimiento a las buenas acciones. "Cami" ha sido elegida en varias ocasiones para salir al campo de juego de la mano de los jugadores del equipo masculino del Atlético Madrid en la previa de partidos de Liga española o de Champions League. En una de las oportunidades, acompañó a Koke, una de las figuras del conjunto que dirige Diego "Cholo" Simeone.

El contacto con las estrellas, tanto del elenco masculino como del femenino, es permanente. El club invita a las juveniles a todos los partidos de la primera de mujeres. En ellos, las chicas colaboran como alcanzapelotas.

Como parte de su desarrollo deportivo, las canteranas del elenco madrileño de todas las categorías tienen nutricionistas a su disposición. También trabajan con jornadas de coaching en las que hacen juegos de liderazgo y de interacción de grupo. De esa manera, desde el club logran que las pequeñas internalicen las reglas y los comportamientos de un deportista de élite, si es que deciden seguir por ese camino.

Esa formación se suma a la que reciben de parte de sus familias. "Desde casa trabajamos para que sea humilde. Ella toma todo con total naturalidad. Esto recién empieza, el camino es largo y, siendo mujer, es más largo y más difícil", reconoció Horacio.

"Mi sueño más grande en la vida es debutar en la selección argentina y llevar puesta la camiseta para jugar con ella en el corazón", reveló Camila. A pesar de que su corta (pero fructífera) carrera futbolística se ha desarrollado íntegramente en España, no se le cruza ni por un segundo representar en un futuro al conjunto ibérico. De hecho, ya hubo contactos con la AFA para que pronto pueda sumarse a la Sub 15 femenina que está por conformarse y en la que hace pocos días se nombró a Diego Guacci como entrenador.

El espejo de Camila es Agustina Barroso, la número dos de la selección argentina que en junio disputará el Mundial de Francia 2019. La pequeña tiene una relación fluida con su ídola debido a que ambas viven en la misma ciudad (la tandilense juega en el Madrid CFF de la Liga española). Seguir a las jugadoras "Albicelestes" y ver todos sus partidos es uno de los hobbies de la niña.

Natalia, la mamá de la joven defensora, es diplomática y trabaja en la Embajada de Argentina en España. Si la familia tuviese que regresar al país, Camila no tiene dudas respecto de dónde le gustaría continuar su carrera: quisiera sumarse a Boca Juniors, equipo del cual es fanática. A fines de 2018 quiso ir a ver el clásico femenino ante River, en la última fecha de la primera parte del torneo de AFA, pero por cuestiones logísticas no llegó.

"Ella tiene un gran futuro", aseguró Horacio. Pero no solo el padre de "Cami" ha notado esta proyección: también lo hizo la marca de indumentaria que viste al Atlético Madrid, que la ha elegido como una de sus jóvenes atletas.

Debutar en Primera, jugar en la selección argentina, tener una experiencia en la Liga femenina de los Estados Unidos. Los objetivos en la vida deportiva de esta argentina de diez años son enormes, pero eso no impide que hoy pueda vivir su pasión con la inocencia típica de una niña de su edad. Con una claridad que asombra -pero también con una ternura arrolladora-,"Cami" señaló: "El fútbol es mi vida, es lo que me pone feliz y lo que más me gusta. Es lo más divertido, lo más lindo y es muy importante para mí".

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Más de Deportes

Contacto Urbano