Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/244534

El BCRA aprovechó la calma cambiaria para dejar en cero su posición en futuros de dólar

El Banco Central (BCRA) aprovechó la tranquilidad cambiaria de los dos últimos meses del 2018 para dejar en cero su posición en el mercado de futuros cambiarios, cumpliendo rápidamente con una sugerencia que sus autoridades habían recibido del Fondo Monetario Internacional (FMI).

2783301.jpg

La entidad reportó el dato hoy, al difundir las minutas de una nueva reunión de su Comité de Política Monetaria (Copom), un documento que destaca precisamente que el tipo de cambio "redujo su volatilidad tanto en el mercado contado como a término" durante diciembre y que la demanda privada de dólares para atesoramiento se redujo hasta alcanzar una promedio de US$13 millones por día, lo que significa el menor nivel desde el fin del cepo y una cifra 12 veces inferior al "pico" de compras del segundo trimestre del año.

El FMI ya había destacado, a comienzos de mes, los progresos que el BCRA había logrado para reducir su posición vendida de contratos de dólar futuro al reducirla de los US$3800 millones, que había llegado a alcanzar en septiembre (luego de que bajo la presidente de Luis Caputo su volvieran a usar para dar señales sobre la evolución del billete al mercado) había caído a US$1600 millones.

De allí se desprende que, sólo durante diciembre, el BCRA terminó de liquidar esa posición con lo que recupera una herramienta a la que, según recomendación de ese organismo, sólo podrá recurrir de manera muy prudente.

Las intervenciones por la vía de futuros son rutinarias en otros países, ya que permiten intervenir sobre la plaza cambiaria sin afectar reservas. Pero quedaron "bajo sospecha" aquí tras el abuso que de esta herramienta hizo el BCRA durante los últimos años del gobierno de Cristina Kirchner, en especial bajo la gestión de Alejandro Vanoli,lo que derivó en una causa judicial que aún se tramita.

Pese a eso, y a la resistencia que tenía a usarlos, en mayo último (cuando la corrida contra el pesos ya estaba instalada) el BCRA -por entonces bajo la conducción de Federico Sturzenegger- volvió a ofrecer contratos para tratar de calmar -vanamente- a la plaza dando indicios de permitir una evolución alcista de la divisa pero mucho más ordenada de la que terminó imponiendo el mercado. Lo debió reconocer tras recibir un pedido de informes judicial que se produjo como respuesta de un requerimiento formulado por el abogado Carlos Beraldi, quien defiende en la causa judicial a Cristina Kirchner, al respecto que apuntó a demostrar como habitual el uso de esa herramienta.

Finalmente el BCRA siguió activo en ese mercado cuando su titular era Luis Caputo y el FMI se resistía a que utilizara parte del dinero que había "prestado" al país en intervenciones cambiarias. Esto llevó al BCRA a tener una exposición mayor a los US$ 4500 millones que, una vez producida la reversión del mercado, le sirvieron para contraer en $22.916 millones la base monetaria durante octubre y hacerse de algunas ganancias.

Ahora, para los miembros del Copom, estas condiciones del mercado fueron las que le permitieron al BCRA "no renovar los contratos previamente ofertados", en futuros cambiarios y llevar a "cero" su posición en dicho mercado al fin de 2018.

Controversia por la contraparte en pesos

La entidad destacó a esta caída en la demanda de divisas, además, como una señal del comienzo de una recuperación en la demanda de pesos, un concepto con lo que algunos analistas discreparon. "No hay prueba concreta de que la demanda de pesos haya mejorado: el circulante crecía al 2,9% interanual hace un año y lo hizo al 2,1% ahora por lo que recomendaría diferenciar bien entre demanda de pesos o de activos en pesos, la que sin duda está exacerbada por las altas tasas", observó el economista Miguel Zielonka, de la consultora EconViews.

"Es difícil cuantificar cuánto de la demanda de pesos está alentado por las tasas altas pero no para notar que se mantiene firme un premio grande para quedarse en pesos. Hasta aquí esa recuperación parece muy apoyada en eso", coincidió su colega Juan Carlos Barboza, economista del Banco Itaú.

Para el BCRA, por el contrario, este incremento de la demanda por circulante, "es consistente con la tendencia desinflacionaria en marcha" y abre la puerta para que la entidad, luego de cumplir su meta monetaria del mes en curso, pueda volver a plantearse sobrecumplimiento para febrero y marzo, dado que "son meses con demanda estacional por circulante históricamente más baja". Sin embargo adelantó que anunciará el eventual margen de sobrecumplimiento "a principios del mes correspondiente" tras calibrarlo "en función del comportamiento de la demanda por circulante hasta ese momento".

 
¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Más de Economía

Contacto Urbano