Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/244504

La Casa Rosada apuesta a que baje la inflación y el dólar siga estable

El Gobierno colocó ayer una bandera con el número 2019 en la Casa Rosada.

2845345.jpg

Una baja sensible de la inflación, de al menos la mitad que en 2018. Paritarias que recompongan aunque sea en parte la caída del salario real, el dólar estable y las inauguraciones de obras públicas. Esa es, en principio, parte de la hoja de ruta que el Gobierno armó para el año que comienza.

No habrá, según aseguran en la Casa Rosada, medidas diferentes a las aplicadas en el pasado para alentar el consumo o ayudas adicionales para paliar la delicada situación económica.

Sí, en cambio, nadie descarta un plan de acción y contención para los más vulnerables, similar al que se aplicó este año. Aunque, en principio, sin bonos ni aportes excepcionales. "Solo si hacen falta, pero aspiramos a que no haya que repetir el esquema", deslizó una importante funcionaria. No hay mucho más.

"No hay plata", reconoció otro de los asesores del presidente Mauricio Macri. "Fue un año terrible", admitió otro de los integrantes del gabinete.

Ya lanzados en la carrera por la reelección, lejos de los pronósticos, en la agenda del Gobierno solo hay un objetivo de máxima: concluir el mandato. Según admitió un importante funcionario, que un presidente no peronista cierre los cuatro años de gestión será uno de los mayores aportes que dejará el gobierno de Mauricio Macri.

Pese a que todos los indicadores están peor que hace un año -pobreza, indigencia, desempleo, actividad económica e inflación, entre otros-, en el primer piso de la Casa Rosada, cerca de donde están los despachos del Presidente y del jefe de Gabinete, Marcos Peña, tienen una visión complementaria de esa realidad.

 
2758538.jpg

Cerca de Macri aspiran a que la economía repunte a partir de abril por efecto de una cosecha récord Fuente: Archivo - Crédito: Presidencia

"Cumplimos los objetivos que nos impusimos en los últimos meses: estabilidad económica, el G-20, la aprobación del presupuesto, y garantizamos la paz social", describieron fuentes oficiales.

Así, tras atravesar el peor año de su gestión, el Presidente comienza a desandar su último año con optimismo. Así lo describen quienes tuvieron oportunidad de hablar con él en los últimos días. La confianza también la sostienen los números que manejan sus principales colaboradores. Según las encuestas que circulan por la Casa Rosada, la imagen del jefe del Estado subió al 50 por ciento. ¿Cómo lo explican? El éxito de la Cumbre del G-20 y la estabilidad macroeconómica de noviembre y diciembre.

Punto de partida

El ritmo de lo que ocurra en 2019 lo impondrá lo que suceda durante los primeros cuatro meses del año. La apuesta de Macri y su equipo está focalizada en que una marcada desaceleración de la inflación, sumada al impacto que tendrá en los bolsillos de los trabajadores la aplicación de las cláusulas de revisión de las paritarias y la nueva negociación, comience a modificar el sentimiento de "angustia" que se instaló a fin de año, sobre todo en buena parte de la clase media y media baja de los grandes centros urbanos y en especial en el conurbano bonaerense.

La expectativa está puesta sobre lo que podría generar el campo. La sequía que arrasó al sector este año fue una carga insoslayable para el Gobierno y generó un escenario negativo que aceleró la crisis.

Se espera que entre marzo y abril la campaña agrícola -el Gobierno prevé que la próxima cosecha de granos alcance un récord de 140 millones de toneladas- se transforme en el puntapié inicial para la recuperación de la economía.

"En abril se va a sentir la estabilización", sostuvo un hombre con acceso al despacho presidencial. Principalmente, aseguraron fuentes oficiales, en Córdoba, Mendoza, Santa Fe, Entre Ríos y el interior de la provincia de Buenos Aires. "Ahí se darán cuenta de que el esfuerzo que se hizo este año valió la pena", aseguraron cerca de Macri.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, ya tiene prevista una larga lista de inauguraciones de obras públicas para mostrar la gestión de gobierno. Ese será uno de los puntos fuertes del discurso oficial, sobre todo durante la campaña.

El recorrido de obras será también una hoja de ruta de la campaña, ya que incluirá actos en la gran mayoría de las provincias, entre ellas, Mendoza, Neuquén, Salta, Tucumán, Entre Ríos, Misiones, Corrientes, Córdoba, Jujuy, San Juan y Tierra del Fuego.

Además, está previsto que se entreguen unas 10.000 viviendas en todo el país que se hicieron con el programa Procrear y se estima que habrá unos 8000 beneficiarios del Procrear Ahorro Joven.

A eso se sumarán unos 500.000 beneficiarios de los Créditos Anses para la mejora del hogar para aquellas personas que reciban prestaciones (jubilaciones, pensiones y AUH). Los Créditos Anses continuarán durante todo este año, dijeron en la Casa Rosada.

No espera mucho el Gobierno de lo que pueda ofrecer el Congreso. Si bien intentará instalar una agenda parlamentaria con algunos proyectos de ley que considera claves, como la reforma laboral, lo cierto es que puertas adentro en el Gobierno reconocen que el año que comienza, con la batalla electoral como una de sus principales atracciones, será sumamente complicado.

 
¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Más de Economía

Contacto Urbano