Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/244424

Bird Box: A Ciegas | Ojos que no ven, apocalipsis que sí se siente

Netflix acaba de sacar una nueva película del horno y ocasionó que a Sandra Bullock le llegue el fin del mundo en cuestión de segundos.

471124_landscape.jpg

Bird Box: A Ciegas es un thriller post-apocalíptico basado en la novela homónima de Josh Malerman que se publicó en 2014. El arranque del relato es muy prometedor, con Malorie (Sandra Bullock) hablando a la cámara. Poco a poco nos vamos dando cuenta que no nos está dando un discurso, sino que se dirige a un par de niños -que solo conoceremos como niño y niña- a quienes les advierte que no se quiten las vendas de los ojos por nada del mundo. No sabemos a qué se teme, ni por qué.

bird-box-front-600px.jpg

Retrocedemos cinco años en el tiempo, con Malorie en la ciudad y el momento donde aprendemos algo de lo que sucede: se esparce una epidemia que obliga a la gente a suicidarse o a hacerse daño hasta llegar a esa instancia. La protagonista, toda una artista solitaria, no estaba enterada de la situación si no fuera porque su hermana Jessica (Sarah Paulson), que parece ser su único contacto con el mundo exterior, enciende la televisión para que vea en las noticias que Europa está sumida en el caos.

Malorie está embarazada y, aunque aún le cuesta aceptarlo, se dará cuenta que su futuro se vuelve menos alentador cuando la epidemia llega a Estados Unidos. En mitad del pánico colectivo donde mucha gente se ha quitado la vida, termina por refugiarse en el hogar de un desconocido, Greg (BD Wong ), hasta tratar de entender qué es lo que está pasando. Conforme avanzamos parece que se trata de seres sobrenaturales que de alguna forma empujan a los seres humanos al suicidio al hacerlos revivir sus peores miedos, propagándose rápidamente al hacer contacto visual.

A partir de allí empieza el clásico juego del grupo de desconocidos en una misma casa, cada uno más paranoico que el otro, donde deberán hacer sus miedos y diferencias a un lado para afrontar la situación. Mientras el grupo (John Malkovich, Trevante Rhodes, Jacki Weaver, Rosa Salazar, Danielle Macdonald y Tom Hollander) se va conociendo de poco, la dinámica entre ellos se intercala con el presente; uno en el que Malorie y los niños se encuentran en un río con destino incierto para nosotros.

0005619776.jpg

La película dirigida por laureada directora danesa Susanne Bier (tiene un Óscar, un Emmy y un Globo de Oro), que se arriesga en terrenos desconocidos para ella, no termina por contarnos de qué se trata el fenómeno que pone en jaque a la humanidad como tampoco lo hace el libro, pero ella y el guión de Eric Heisserer (La Llegada -  94%) imponen su firma con tensión bien lograda para un relato que potencia su mirada a la revinculación social y la maternidad.

Bird Box: A Ciegas no está exenta de clichés y es inevitable que nos parezca conocida cuando ya salieron películas como El Fin de los Tiempos - 17% de M. Night Shyamalan que comparte una amenaza similar y Un Lugar en Silencio -  98% de John Krasinski, donde a diferencia de la visión, se trataba de unos monstruos que cazaban guiándose por el sonido. En defensa de la película analizada, Bird Box: A Ciegas se escribió antes de que saliera la película de Shyamalan y sus derechos fueron adquiridos para la adaptación hace cinco años, mucho antes que saliera la película de Krasinski; claro que al final estos datos terminan importando poco.

Pese a lo muy bien producida que está, porque se nota que se le metieron ganas y dinero al proyecto, peca de ingenua al salir en este año cuando nos parece que ya lo hemos visto todo y también comete el error de mostrar a la protagonista impecable a toda hora, como salida de una portada de revista que parece que se ha olvidado que están viviendo el apocalipsis; esto también va para otros detalles como lo imposible que resulta que las aves sobrevivan a los ríos rápidos, demostrando que se puso cero atención en esto.

Bird-Box.jpg

Por lo demás, Bird Box: A Ciegas es una propuesta que tiene buenos momentos de la mano de Bier que se esfuerza por mantener la tensión y la humanidad en el relato, apoyándose en la siempre correcta Sandra Bullock que parece ser capaz de cargar con una película completa de ser necesario. No obstante, lo positivo termina pesando más y es un thriller apreciable y que se sigue con interés.

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Más de Cine

Contacto Urbano