Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/241393

Un avión ruso con 15 militares a bordo fue derribado por error en el Mediterráneo

Fue en el Mediterráneo y lo hizo la defensa antiaérea siria.

Siria derribó "accidentalmente" en las últimas horas un avión militar de su aliado ruso que volaba sobre el mar Mediterráneo. Murieron los 15 tripulantes y este martes Rusia culpó a Israel y amenazó con represalias.

El episodio, que se produjo el lunes por la noche, es el caso más grave de "fuego amigo" entre los aliados desde que en septiembre de 2015 Rusia intervino para ayudar al régimen sirio a revertir el curso de la guerra.

La pérdida de contacto con el aparato se produjo sobre las 20 GMT de este lunes cuando se hallaba a 35 kilómetros de la costa siria.

El IL-20 "desapareció de los radares del mando de la aviación durante un ataque de cuatro aviones israelíes F-16 contra instalaciones sirias en la provincia de Latakia", precisó Defensa.

El avión, un turbohélice de exploración y lucha radioelectrónica, regresaba a la base siria de Hamimim, en la provincia de Latakia, donde Rusia tiene desplegada una agrupación aérea.

Según los militares rusos, en esos mismos momentos los medios de control del espacio aéreo detectaron el lanzamiento de cohetes de la fragata francesa Auvergne, que se encuentra en esa zona del Mediterráneo. 

Sin embargo, más tarde se confirmó lo que desde un primer momento aseguraba una fuente anónima del Departamento de Defensa de Estados Unidos, citada por la agencia Interfax: que la aeronave rusa fue abatida por error por la defensa antiaérea siria.

Lo adjudican a "acciones irresponsables" de Israel, cuyos aviones atacaron el territorio sirio y usaron el avión ruso como pantalla ante la defensa antiárea siria, declaró el portavoz de la cartera, el general Ígor Konashénkov.

El incidente se produjo horas después de que los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y Turquía, Recep Tayyip Erdogan, llegaran un acuerdo que suspende la anunciada ofensiva del Ejército sirio contra la provincia de Idleb.

Los mandatarios anunciaron que se creará una zona desmilitarizada de hasta 20 kilómetros de ancho que dividirá las posiciones de las tropas gubernamentales sirias y la oposición armada respaldada por Turquía.

La provincia de Idleb, fronteriza con Turquía, acoge a unos 3 millones de personas, entre ellas un buen número de opositores desplazados de antiguos feudos insurgentes que ya fueron conquistados por las fuerzas gubernamentales sirias.

Ankara argumenta que una ofensiva militar contra esa región podría significar una catástrofe para la población civil y desencadenar una nueva oleada de refugiados que intentarían ponerse a salvo en Turquía.

Hasta este lunes Rusia e Irán habían defendido la necesidad de que el Ejército sirio lanzara cuanto antes una ofensiva contra la provincia de Idleb, que según Moscú se ha convertido en "un nido de terroristas" que debe ser liquidado.

 
 
¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Más de Mundo