Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.24siete.info/a/241153

Tras el escándalo, el Papa convocó a una cumbre de la Iglesia para la prevención de abusos

Consciente de la gravedad del escándalo de abusos por parte de sacerdotes que sacude a la Iglesia y a su pontificado, el Papa decidió convocar a todos los presidentes de la Conferencias Episcopales del mundo a una reunión cumbre que tendrá lugar en el Vaticano en febrero del año próximo.

2767286.jpg

Francisco recibirá a los presidentes de las Conferencias Episcopales de todo el mundo en febrero.

Así lo anunció hoy, al cierre de una reunión del C-9, el Consejo de Cardenales asesores de Francisco, la vicedirectora de la Sala de Prensa de la Santa Sede, Paloma García Ovejero.

"Tras escuchar el Consejo de Cardenales, el Santo Padre ha convocado a una reunión con los presidentes de las Conferencias Episcopales de todo el mundo para hablar de la prevención de abusos de menores y adultos vulnerables", dijo García Ovejero, que aludió, sin mencionarla, a la crisis que desencadenó hace dos semanas la carta de en exnuncio que pidió la renuncia de Francisco, acusándolo, sin pruebas de haber encubierto a un cardenal abusador estadounidense (Theodore McCarrick), con la complicidad de muchísimos otros altos funcionarios del Vaticano.

"Una vez más, los cardenales han expresado plena solidaridad al papa Francisco por lo acontecido en las últimas semanas", dijo la vocera.

En un comunicado, el C-9 detalló que la reunión de los presidentes de las Conferencias Episcopales sobre el tema de la "protección de menores" tendrá lugar en el Vaticano del 21 al 24 de febrero de 2019.

Por la Argentina estará presente el arzobispo de San Isidro, Oscar Ojea, presidente de la Conferencia Episcopal de ese país.

El C-9 -que el lunes adelantó que la Santa Sede prepara una "respuesta aclaratoria" al J'accuse del ex nuncio Carlo Maria Viganò-, en el mismo comunicado aseguró haber reflexionado "ampliamente junto al Santo Padre sobre los temas del abuso". Al margen del escándalo por el caso McCarrick, un informe salido a la luz en Pensilvania reveló que 1000 chicos fueron abusados por cerca de 300 sacerdotes durante 70 años, en el siglo pasado, algo que volvió a poner sobre el banquillo al Vaticano, que durante décadas prefirió silenciar este horror.

Justamente estos temas estarán mañana sobre la mesa cuando el Papa recibirá en audiencia al cardenal Daniel Di Nardo, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, el cardenal Sean O'Malley, arzobispo de Boston, miembro del C-9 y presidente de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores y otros dos obispos. La Iglesia católica estadounidense, desde siempre muy polarizada, se encuentra devastada por los últimos acontecimientos y sus fieles exigen respuestas y aclaraciones.

¿Te gustó esta nota? 
 

Lo que tenés que saber

Más de Mundo

Contacto Urbano